X

Tecnología

Compañias de Internet incrementan sus ganacias gracias a los anuncios publicitarios

La imagen no esta relacionada con la noticia

Desde hace años, nadie supera a Google en ingresos publicitarios online, pero las grandes compañí­as de internet están afilando sus armas para incrementar sus ganancias por anuncios y acortar distancias con el conocido buscador.

Y es que se puede ser un gigante de la red con millones de usuarios y visitas diarias pero carecer de un sistema eficaz para tener ingresos por publicidad, como es el caso de Facebook y, hasta ahora, el popular servicio de micro-blogging Twitter.

Tras años de que todo el sector cuestionara su rentabilidad y posibilidades de ganar dinero, Twitter anunció esta semana que empezará a introducir mensajes pagados por empresas como forma de publicidad junto al resto de sus “tweets”.

La llegada de la publicidad a la que hasta ahora era una de las pocas webs sin anuncios, se hará en principio de forma muy tí­mida para que no sea rechazada por los usuarios.

Cuando el usuario busque un término determinado en Twitter, los resultados incluirán sólo un mensaje o “tweet” pagado que, como el resto, tendrá un máximo de 140 caracteres. Entre los primeros anunciantes estarán compañí­as como la cadena de cafeterí­as Starbucks, Sony o Virgin America.

El sistema recuerda un poco al de los anuncios de Google pero la diferencia es que el tema del mensaje no estará necesariamente relacionado con el del resto de los “tweets”, por lo que en principio es menos atractivo para el anunciante.

Basándose en los anuncios patrocinados que aparecen a la derecha de los resultados de búsquedas, Google ha cimentado un imperio publicitario en internet que le permite ingresar cada año unos 20.000 millones de dólares y que sus competidores Microsoft y Yahoo han intentado sin mucho éxito copiar.

Biz Stone, co-fundador de Twitter, señaló que la compañí­a ha tardado tanto en incluir anuncios porque “querí­a que el valor para el usuario estuviera por encima del beneficio”.

Twitter se ha financiado hasta ahora con aportaciones de compañí­as de capital-riesgo y los ingresos de recientes acuerdos con Google y Microsoft.

Con 70 millones de usuarios que no pagan nada por usar el servicio, Twitter se ha financiado hasta ahora con aportaciones de compañí­as de capital-riesgo y los ingresos de recientes acuerdos con Google y Microsoft.

El pasado octubre, la página de recomendación de noticias Digg introdujo un sistema similar de anuncios llamado DiggAds que ya han probado anunciantes como General Electric o Electronic Arts y que, según Digg, ha permitido elevar considerablemente los ingresos de la web.

Otra firma dispuesta a probar este tipo de anuncios estilo Google es Apple, que la semana pasada anunció su plataforma publicitaria iAd coincidiendo con el lanzamiento de la última versión del sistema operativo del iPhone.

iAd permitirá a los programadores que crean aplicaciones para el iPhone, iPod Touch y el recientemente introducido iPad incluir anuncios en estos programas y quedarse con el 60 por ciento de los ingresos que generen.

La entrada de Apple en el mercado de la publicidad para móviles que, según algunos expertos, moverá 1.600 millones de dólares este año, se esperaba en el sector desde hace tiempo.

Steve Jobs, fundador y consejero delegado de Apple, ha prometido que los anuncios de iAd serán más atractivos que los actuales reclamos publicitarios para móviles y que no harán que el usuario deje de usar la aplicación en la que aparecen.

Facebook, otro grande de Internet, ha intentado ya en varias ocasiones aumentar su número de anuncios o introducir algún sistema para conseguir ingresos relacionado con la publicidad, pero hasta ahora ha tenido poco éxito.

Su criticado programa Beacon, que permití­a a los usuarios rastrear las compras online de sus contactos, fue retirado por las fuertes crí­ticas, al igual que varios intentos por modificar la normativa de la red social para incrementar la cantidad de información personal de sus miembros a la que podí­an acceder los anunciantes.


Ví­a”EFE”