X

Tecnología

Desarrollan nueva tecnologí­a que permite a los conductores mover el volante con la mirada

Foto: El cientí­fico David Latotzky de la Universidad Libre en Berlí­n se sienta en el asiento del pasajero de un automóvil que conduce con su movimiento ocular, en una demostración en Berlí­n el viernes 23 de abril del 2010 (AP Foto/Gero Breloer)

Un grupo de investigadores en Alemania desarrolló una nueva tecnologí­a que permite que los automovilistas muevan el volante utilizando solamente sus ojos.

Raúl Rojas, un mexicano nacionalizado alemán e investigador en el terreno de la inteligencia artificial en la Universidad Libre de Berlí­n, dijo el viernes que la tecnologí­a rastrea el movimiento ocular del conductor y luego gira el volante a la dirección en que está mirando.

Rojas y su equipo presentaron el prototipo con dicha tecnologí­a
en un aeropuerto abandonado de la capital alemana.

La camioneta Dodge Caravan maniobró por la pista del aeropuerto de Tempelhof y su conductor utilizó la vista para controlar el volante, que giraba como si estuviera manipulado por un fantasma.

La tecnologí­a llamada eyeDriver permite manejar el vehí­culo hasta a 50 kilómetros (31 millas) por hora.

“El próximo paso será lograr que funcione a 96 kilómetros (60 millas) por hora”, dijo Rojas.

“el mayor desafí­o será por supuesto conducir en una ciudad con peatones y numerosos obstáculos”.

En definitiva, agregó, “el mayor desafí­o será por supuesto conducir en una ciudad con peatones y numerosos obstáculos”.

Por ahora, los ejercicios son relativamente sencillos. La Dodge puede seguir las evoluciones de los peatones y los demás automóviles e incluso retrocede cuando el conductor mira al espejo retrovisor.

Sin embargo, no está claro cuándo —si acaso— la tecnologí­a será comercializada
debido a las dudas sobre seguridad y utilidad: ¿qué sucede si un automovilista desví­a la vista unos pocos segundos para mirar a una chica linda que pasa por la calle? O si alguien tiene la ocurrencia de desviar la mirada para tomar un teléfono celular que está llamando.

Pero los investigadores tienen una respuesta a los conductores distraí­dos: el auto, bautizado “El espí­ritu de Berlí­n”, es también un vehí­culo autónomo con navegación posicional, numerosas cámaras, láser y escáners que le permiten marchar solo.

“El automóvil puede hacer todo. Puede marchar de manera autónoma o puede ser conducido por la vista del conductor”, dijo Rojas. Cuando conduce solo, de acuerdo con la información suministrada por los escáners y las cámaras, sólo requiere la orientación del conductor en las esquinas.

“Se detiene en las intersecciones y pregunta al conductor qué camino tomar”

“Se detiene en las intersecciones y pregunta al conductor qué camino tomar”, según los investigadores. El chofer mira hacia la dirección deseada y el automóvil reanuda la marcha.

Para demostrar la autonomí­a del auto, en un momento Rojas saltó frente al vehí­culo —que iba a unos 15 kilómetros (10 millas) por hora— y el Dodge se detuvo instantáneamente guiado por las cámaras que detectaron el obstáculo.

“¡Vaya! Me salvé esta vez”, dijo Rojas bromeando.

El conductor David Latotzky ocupó el asiento delantero del pasajero, provisto de un casco de ciclista clave para el funcionamiento del eyeDriver: una cámara montada en la parte superior vigila el camino, y otra rastrea constantemente su movimiento ocular.

“Los sistemas de manejo autónomos podrí­an cambiar mucho la forma en la que nos movemos en el futuro”, dijo Rojas.

Copyright 2010 The Associated Press.