X

Tecnología

Venezolanos impulsan crecimiento de las «apps» de reparto en Ecuador

Foto: EFE

(Quito, 15 de septiembre. EFE).-El rápido crecimiento de las aplicaciones de reparto en Ecuador ha sido posible en buena medida gracias a la migración venezolana, que representa en torno al 50 % o más de los repartidores que han hecho de este trabajo su medio de vida.

Como en otras capitales del mundo, el auge de este tipo de servicios ha despegado exponencialmente, pero en numerosos países del subcontinente lationamericano ha ido de la mano del flujo migratorio de venezolanos, que han descubierto este un nicho laboral en los países receptores.

En la capital ecuatoriana es frecuente ver en cada semáforo a motoristas o ciclistas que portan las cajas distintivas de color amarillo o verde o rosa, en función de las empresas más conocidas de estas aplicaciones, convirtiéndose en un fenómeno impensable hace apenas poco más de un año.

«Más del 50 % en Quito son de origen venezolano, en su mayoría gente joven que no tenía una oportunidad laboral y hoy tienen unos ingresos de una fuente sana y que dinamiza la economía», explicó a Efe Daniel Arévalo, el gerente en Ecuador de la empresa española Glovo, desde su primera sede en el norte de la capital.

Tras iniciar operaciones en junio de 2018 este edificio de dos plantas se les ha quedado pequeño debido al rápido crecimiento de la marca, que en los primeros doce meses en el país andino creció a un ritmo del 50 % cada mes y tiene una proyección de seguir haciéndolo en torno al 25 % mensual durante este segundo año, refiere Arévalo.

«Arrancamos en Quito, un mes después en Guayaquil y cuatro después en Cuenca», indicó el directivo antes de precisar que la segunda ciudad se ha convertido en el principal mercado.

En total la empresa dispone de un millar de «glovers» como suelen llamar a los repartidores de la caja amarilla, y una larga lista de espera, y si bien se trata de una aplicación de «multicategoría», el principal negocio está en la entrega de comida a domicilio.

Sus repartidores, junto a los de otras empresas del sector, suelen concentrarse junto a un estacionamiento de un centro comercial del norte de Quito, donde revisan ávidamente sus móviles a la espera de un pedido o aprovechando, si pueden, para almorzar.

Se les distingue por el casco, las cajas de reparto y ese acento que traslada al observador a cualquier ciudad del país caribeño.