X

Tecnología

Dom Sagolla, pionero de Twitter, ofreció en Caracas su experiencia y tips para las redes sociales

Foto: (cc) Kenneth Yeung / www.thelettertwo.com

Dom Sagolla, uno de los catorce pioneros que conceptualizaron Twitter a partir de un boceto en el cuaderno del ingeniero Jack Dorsey (@jack), está en Caracas este miércoles como ponente de la segunda Cumbre del Futuro promovida por Evenpro y El Nacional.

Tras la venta del website de podcasts Odeo.com en 2007, Evan Williams y Biz Stone se dedicaron de lleno al boceto en el cuaderno de Dorsey. La empresa habí­a despedido a Sagolla, y aunque ya no era un trabajador del primitivo Twttr, el nombre original del servicio , decidió convertise «en el mejor de sus usuarios».

La relación de confianza entre los catorce integrantes del grupo inicial se mantuvo, y al pasar algún tiempo, Sagolla escribió su primer libro, 140 Caracteres. El libro abrió una puerta que dio inicio a su nueva carrera como conferencista y escritor.

Tras relatar la historia de Twitter, desde la primera usuaria que no trabajaba para el website (Meredith, su esposa) hasta las constantes fallas por exceso de usuarios que comenzaron a acosarlos en 2008 Sagolla califica éstas fallas como «vergonzosas».

Venezuela por su parte, muestra un «pico» durante el cual el uso del servicio se disparó hasta 700.000 mensajes por dí­a.

Sagolla pasó a analizar cómo Twitter describe el comportamiento de las sociedades, y proporciona una medida de la libertad que en ellas se experimenta. En América Latina, el caso más patente es el de Venezuela: Sagolla ofrece gráficas en la que, mientras México, Chile, Colombia muestran curvas de crecimiento sostenidas, pero relativamente suaves, Venezuela por su parte, muestra un «pico» durante el cual el uso del servicio se disparó hasta 700.000 mensajes por dí­a. Según la medida que el propio Sagolla tomó el 16 de mayo de 2010, cuenta con 59.184 usuarios activos (es decir, que participan enviando mensajes al servicio)

Sagolla hizo énfasis en el caso de Irán, nación en la cual el crecimiento de Twitter es negativo (entre 2009 y 2010, hay menos tweets per cápita en Irán), y es comparable al decrecimiento de los tweets per capita en Haití­, donde la infraestructura de telecomunicaciones quedó en pésimo estado tras el terremoto en enero de 2010.

Los tips que Sagolla ha ido acumulando tras años de experiencia como twittero:

1. Los chistes casi siempre serán malentendidos, esto tienes que asumirlo como un hecho.

2. Nunca pongas un tweet de algo antes de que suceda. Es más poderoso cuando escribes lo que sucede en realidad.

3. Evita escribir sobre tus compañeros de trabajo o sobre tu sitio de trabajo. Ni siquiera cuando estén actuando, literalmente, «como idiotas».

4. No quedarse pegado a las estadí­sticas. No hay que prestar atención a cuánta gente te sigue, sino la calidad de la gente que te sigue: el valor del twitter está en hallar entre esos followers a tu próximo socio, colaborador, o compañero de trabajo.

5. No twittear después de consumir alcohol, y pensar dos veces todo lo que se escribe.

A los periodistas, les recomienda ser propietarios de su propio dispositivo móvil (es preferible que sea propio a que el empleador lo provea), conocer la polí­tica de redes sociales del medio donde trabajan, y ser especialmente cuidadosos de atribuir toda la información a su fuente original. Y por último, aconseja discreción: «El hecho de que puedas escribir todo lo que quieras no significa que debas hacerlo».

Sagolla tiene una visión profesional de Twitter, y aunque el servicio esté destinado a amigos y familiares, su mensaje principal es que aquellos que quieran emplearlo provechosamente deben hacer el esfuerzo de convertirse en mejores escritores: usar la mayúscula inicial al comenzar el mensaje, utilizar el sí­mbolo # para añadir hipertextualidad al mensaje.

La anécdota del Caso Irán

Todo sistema informático debe recibir mantenimiento periódico, pero en Twitter, la programación del mantenimiento es especialmente delicada por el enorme número de usuarios que dependen del servicio a lo largo de todos los husos horarios.

Para ello, se programan (con semanas de antelación), «ventanas de mantenimiento» en las cuales se procura minimizar el impacto de la caí­da del servicio sobre los usuarios. Hay que ser «una persona muy importante», según Sagolla, para alterar la planificación de mantenimiento de una compañí­a.

En medio de la crisis iraní­, Twitter anunció la «ventana de mantenimiento», pero antes de hacerse efectiva, recibieron una llamada desde el Departamento de Estado. Para Sagolla resultó sorprendente no sólo que el organismo rector de la polí­tica exterior estadounidense estuviera utilizando Twitter para «seguir de cerca» los incidentes violentos en Irán, sino que «primero, ellos saben quién eres, y segundo, saben qué es lo que haces. Entendimos entonces que este tema tení­amos que tomarlo muy en serio».

Noticias24