X

Tecnología

«Super Mario Bros.»: 25 años en lo más alto del ocio interactivo

Mario, el más famoso fontanero interactivo, comenzó hace 25 años la lucha por rescatar a su amada de las garras de un villano en las pantallas de «Super Mario Bros.», una andanza que cambió para siempre el universo del videojuego y que sigue cosechando éxitos de crí­tica y público gracias a las secuelas.

La industria del ocio interactivo habí­a pasado un bache importante cuando, el 13 de septiembre de 1985, Nintendo sacó al mercado este tí­tulo distinto, en el fondo y en la forma, a los productos que dominaban el sector y revolucionó el concepto de videojuego.

«Era un producto curioso, naí­f y a la vez muy adictivo que marcó prácticamente todas las directrices de los juegos posteriores en el campo de las plataformas: sacó el concepto de la caza de estrellas, de la puntuación y del avance por distintos retos», explica en una entrevista con Efe el creador de «Commandos 2», Gonzo Suárez.

Era un producto curioso, naí­f y a la vez muy adictivo que marcó prácticamente todas las directrices de los juegos posteriores

Mario ya existí­a antes del nacimiento de «Super Mario Bros.»: su personaje aparecí­a en «Donkey Kong» (1981), un tí­tulo para máquinas recreativas protagonizado por un gran gorila que secuestra a la amada del fontanero, llamado entonces Jumpman, y le hace la vida imposible lanzándole toda clase de objetos.

Suárez indica que «la gracia y el carisma» del pequeño héroe robaron protagonismo al gorila y le catapultaron a convertirse en un «fenómeno global» y, por supuesto en el emblema de Nintendo.

Su aspecto -gran gorro, mono y camiseta, guantes y enorme bigote- respondí­a a limitaciones tecnológicas que impedí­an desarrollar rasgos en un personaje tan diminuto. De su vida se sabe que es un inmigrante italiano en Estados Unidos que se convierte en héroe por amor.

Como apunta el comisario de la exposición artí­stica que puede verse ahora en Madrid «Once upon a time… Super Mario», Miguel Espada, el fontanero es el «paradigma del hombre mediocre», el «primer extra en morir en una pelí­cula de acción», pero el destino y la mente preclara de Shigeru Miyamoto, su creador, quisieron que pasara a la historia siendo actor principal.

La propuesta de «Super Mario Bros.» consistí­a en atravesar plataformas plagadas de plantas venenosas y tortugas poco diplomáticas, aventurarse por tuberí­as que desembocaban en nuevos universos y conseguir tantas monedas como fuera posible en el camino para hallar a su princesa Peach.

Parece simple, pero hace 25 años dejó boquiabiertos a los más de 40 millones de personas que decidieron divertirse con él en la consola Nintendo Entertainment System (NES). Obviamente, su éxito impulsó de forma exponencial las ventas de este dispositivo y supuso un golpe de efecto para la compañí­a nipona.

Hace 25 años dejó boquiabiertos a los más de 40 millones de personas que decidieron divertirse con él

A pesar del triunfo, Miyamoto -que fue este año candidato al Prí­ncipe de Asturias de Comunicación y Humanidades- quiso ir más allá y explotar las posibilidades de «Super Mario» con secuelas que, pese a proponer universos más simples que otros juegos, están tan «meticulosamente bien hechas», según Suárez, que no han encontrado rival en el mercado.

Son juegos de habilidad en los que no existe la competitividad directa ni la frustración, que huyen de la violencia y poseen un contenido y unos retos exquisitos. Siempre dan una vuelta de tuerca a lo que ya existe.

Ha habido decenas de videojuegos protagonizados por este personaje, pero los más destacados son el desarrollado para Nintendo 64, «Super Mario World» y las dos entregas de «Super Mario Galaxy».

Así­, en estos 25 años Super Mario se ha enriquecido para mantener su frescura y ha conseguido que muchas generaciones lo tengan «metido entre ceja y ceja», como apunta el creador de «Commandos 2».

Y la nostalgia es un valor incalculable en el mercado: «Cuando algo sobrevive tanto tiempo, surge en el jugador el apetito por revivir las vivencias del pasado. Mario posee el factor Dorian Gray», sostiene Suárez. Ningún otro personaje de videojuego ha conseguido algo similar.

El fontanero bajito no se cansa de afrontar, una y otra vez los mismos peligros, ya sea en dos o tres dimensiones, en galaxias lejanas o en mundos submarinos.

Para esa repetitiva empresa, divertidí­sima e interminable, cuenta con el apoyo de su hermano Luigi y del dinosaurio Yoshi, con la inspiración de la princesa Peach y con la aspiración de acabar con la maldad de Bowser.

Quizá por eso, por ser, como afirma Espada, el «Sí­sifo contemporáneo» y continuar fiel a sí­ mismo, sigue seduciéndonos.

Por: Violeta Molina

Ví­a EFE