X

Tecnología

Castellanos: “Los venezolanos estamos desesperados por hablar”

Foto: Noticias24

Para Gaby Castellanos, consultora interactiva y personalidad de los medios sociales, el reciente boom de Twitter en Venezuela no es una moda, sino una necesidad.

“Los venezolanos estamos desesperados por hablar”, suelta sin más. Y es que para esta caraqueña, dueña de una de las empresas más importantes de consultorí­a digital en España, en el paí­s hay “limitaciones” en el tema de la libertad de expresión.

Cuando se oye el nombre de Gaby Castellanos enseguida viene a la mente su status de personalidad mediática y su fama de experta en medios digitales y redes sociales. Ese status y capacidad no la hacen, sin embargo, una diva. Nada más alejado de la realidad. Es una mujer sencilla y amable que busca cada dí­a entregar al mundo un mensaje en menos de 92 caracteres. La entrevista inicia en un ambiente distendido, como quien conversa con un amigo tras una dura semana de trabajo. Hablamos de las redes sociales. El boom de Twitter en Venezuela es por supuesto el primer tópico.

“Los venezolanos estamos desesperados por hablar”

Si bien Castellanos tiene algunos años fuera del paí­s, no ha estado alejada de los tópicos de mayor interés para los venezolanos. Cree que hay “limitaciones” en el tema de libertad de expresión, y que cada usuario en Twitter maneja un medio de comunicación.

“Los venezolanos estamos desesperados por hablar. Para cada uno de los venezolanos Twitter es un medio de comunicación”, dice.

En este punto genera la primera revelación de la tarde. “Twitter es un medio de comunicación -no una red social como se cree-, no es lo mismo que Facebook. En Facebook aceptas a tus amigos, en Twitter a todos aquellos que quieran leer lo que tienes que decir. Hay que hacer una distinción porque no le hablas igual a un amigo que a un seguidor, el contenido -mensaje- debe ser distinto”, aclara.

Video: Noticias24

El desespero por hablar aparece por una sencilla razón. “Necesitamos hablar porque estamos limitados a nivel de libertad de expresión. Por eso se habla tanto por el Blackberry, por Twitter”, señala aunque no se extiende en el tema.

No obstante, entre el desespero por hablar y cada mensaje hay un error de comunicación que rebaja a Twitter de un medio de comunicación 2.0 a uno 1.0.

“Nos comunicamos mal en Twitter, hablamos solos. Si tú hablas tendrás que poder escuchar lo que la gente tiene que decir, sino nos quedamos hablando en televisión o prensa escrita. Hay que ser agradecidos y bidireccionales, siempre digo que el verbo más importante en redes sociales -y medios 2.0- es compartir.

En Twitter y Facebook todos somos iguales

Al preguntársele sobre los personajes de la polí­tica que manejan cuenta en Twitter Castellanos no tiene objeciones, pero si recomienda un mejor uso, pues la utilizan mal a su parecer.

“Me parecerí­a genial si además le constestaran a la gente, que no necesariamente lo hacen (…) y no sólo a los que consideran sus iguales”, atiza.

Foto: Noticias24

Sólo en América Latina los presidentes de Venezuela, Chile, Colombia y Argentina manejan cuentas verificadas en Twitter con las que han intentado establecer contactos con el pueblo. En Venezuela además del presidente Chávez, otros lí­deres polí­ticos identificados con la oposición y el gobierno tienen cuentas, manejadas de la misma manera casi todas: comunicación de manera unidireccional.

– ¿Por qué Chávez debe responderme en Twitter?

“En las redes sociales todos somos iguales. Si dieran respuesta a los demás que están pidiendo respuesta serí­a distinto. No porque seas Presidente tienes más de 140 caracteres ¿o sí­? (…) deben darle respuestas a la gente”, insiste.

Lo que ignoras te mete en problemas

Castellanos retoma el viejo adagio popular que reza “tienes razón, pero igual vas preso” para advertir a los usuarios de Twitter que los mensajes que emiten pueden meterlos en problemas, a la vez que recomienda conocer en detalle los lí­mites que puede imponerle el empleo a su deseo de expresarse.

“Hubo un caso en España en el que un profesor dijo algo que no se espera diga un profesor ¿Allí­ qué?”

“La ignorancia genera problemas”, señala en el caso de personas cuyos tweets expresan más de lo que la empresa en la que laboran está dispuesta a permitir.

“Creo que debe haber un libro blanco de la empresa. Debe haber polí­ticas que definan si hablas como persona o como ente de comunicación de la empresa”. Le recordamos el caso de un especialista en temas del medio oriente que trabajaba para CNN y emitió un mensaje considerado controvertido a través de Twitter, por lo cual fue despedido.

“Es un caso especí­fico -aclara-, porque para CNN no son empleados, son entes de comunicación al igual que la empresa misma. Pero también hubo un caso en España en el que un profesor dijo algo que no se espera diga un profesor ¿Allí­ qué?”, deja abierta la pregunta buscando generar un debate con el lector.

Twitter, un avance en comunicación

Los 140 caracteres permitidos por Twitter para emitir un mensaje son según Castellanos un ejercicio “genial” y “precioso” para comunicar.

“Me parece un ejercicio genial de comunicación (…) me parece precioso ser capaz de resumir una campaña de publicidad de 140 caracteres se puede decir y hacer lo que quieras en 140 caracteres, y hasta menos. Si quieres que te hagan RT -retweet- deben ser 92 caracteres.

Foto: Noticias24

-¿Y los programas como tweetlonger?

“Eso no tiene sentido. Incluso en 80 caracteres puedes informar lo que desees. Yo me obligo a que sean menos de 80 caracteres, es un ejercicio de talento y escritura creativa”.

Para Castellanos Twitter “es un avance”, porque permite a los usuarios conocer a las personas con nombre y rostro y no con apodos como solí­a hacerse en los foros. “Yo fui forista, y forista densa. Y coño esto -Twitter- es un avance. Ahora por lo menos conozco a la gente por su nombre y cara, no como antes por nicknames”.

“Claro que hay algo de exhibicionismo, pero la vida en internet es exactamente igual. Digo lo que quiero decir y escondo lo que quiero esconder (…) lo puedes ver todo, es un reflejo de la vida real”.

Por Ron González
Noticias24