X

Tecnología

LimeWire deja de ofrecer software para compartir archivos por orden judicial

Foto: Archivo

El portal LimeWire dejó este miércoles de ofrecer su software para intercambio de archivos musicales por orden de una jueza de Nueva York, que consideró que su servicio, que sigue operativo y accesible por otras ví­as, es utilizado de forma mayoritariamente fraudulenta.

En una decisión judicial que LimeWire colgó en la página de entrada a su portal y que impide el acceso, la jueza federal del Distrito Sur de Nueva York Kimba Wood estableció el martes que esa compañí­a debí­a dejar de distribuir su software, porque abiertamente invita a la violación de la normativa vigente en materia de derechos de autor.

En su decisión, la jueza argumenta que la compañí­a incluso se publicita entre clientes de Napster, uno de los servicios pioneros para la distribución de archivos a través de redes «peer to peer» (P2P), que permite el intercambio gratuito de música sin servidores fijos.

Redes como esa ofrecen la posibilidad de que, con la ayuda de un software instalado en el ordenador, un usuario pueda descargar archivos compartidos voluntariamente por otros particulares que están conectados a una misma red.

«Los demandantes han sufrido y seguirán sufriendo daños irreparables», afirma la jueza en su orden de 17 páginas

Esta prestación se encuentra en un limbo legal que ha sido denunciado reiteradamente por quienes argumentan que, en realidad, este intercambio es una manera encubierta de conseguir música (u otro tipo de archivos) sin pagar por ella y no una mera ví­a para compartir datos.

«Si bien esta no es nuestra ví­a ideal, esperamos trabajar con el sector de la música para avanzar», dijo LimeWire en un comunicado, al tiempo que su consejero delegado, George Searle, recordó que la decisión judicial sólo afecta al software de la compañí­a y que ésta «sigue abierta para otros negocios».

Al respecto, apuntó que su «equipo de técnicos y entusiastas de la música está creando un servicio de música digital completamente nuevo», del que aseguró que pronto se ofrecerán más noticias.

La compañí­a habí­a sido denunciada ya por muchas empresas del sector como Sony Music Entertainment, Virgin Records America, Arista Records, Capitol Records y Warner Brothers Records, entre otras, y la jueza que lleva el caso ya habí­a manifestado hace meses su opinión sobre el uso que se le estaba dando al software de LimeWire.

«Los demandantes han sufrido y seguirán sufriendo daños irreparables», afirma la jueza en su orden de 17 páginas sobre una demanda para la que ahora se deberán cuantificar los daños a través de un nuevo proceso judicial.

Aunque la decisión judicial establece la interrupción en la distribución del software, los ordenadores que ya lo tuvieran instalado pueden seguir intercambiando archivos entre sí­, al tiempo que existen otras ví­as para incorporarse a la red de esta compañí­a, así­ como a otras que ofrecen prestaciones similares.

En la notificación que aparece al tratar de acceder a la página de LimeWire aparece, además de un «link» a la decisión judicial, la advertencia de que «descargar o compartir sin autorización contenidos protegidos es ilegal».

Ví­a EFE