X

Tecnología

Tus amigos de MySpace… no son tus amigos


Noticias24.-
Esto lo descubrió de la peor manera una chica inglesa de 17 años, Rachael Bell, a quien se le ocurrió invitar a todos sus “amigos” de MySpace a una fiesta en su casa, aprovechando que sus padres estarí­an de viaje el fin de semana. Tras poner una invitación pública a la fiesta en su página de MySpace, Rachael tuvo que permanecer escondida durante varios dí­as por el estado de devastación en que quedó el hogar de los Bell, en Woodstone Village, un suburbio tranquilo de Durham.

Casi 30.000 dólares en daños fueron el resultado de la desastrosa fiesta, para la que Rachael pidió a sus “lectores” que llevaran bebida, (mucha bebida), y que si consumí­an sustancias, llegaran previamente drogados (para que no hallaran nada en caso de redada). Hasta siete patrullas de policí­a llegaron a la casa de los Bell donde más de 200 jóvenes – algunos incluso se desplazaron desde otras ciudades – bebí­an y destruí­an la casa.

La invitación incluyó las palabras “Fiesta No-Oficial de Skins“, refiriéndose a una serie de TV inglesa en la que los adolescentes consumen enormes cantidades de drogas y practican sexo bastante arriesgado. Llevaba el subtí­tulo: “Fiesta Disco Toda la Noche – Destruyamos la casa familiar promedio”. Rachael niega que haya sido ella la que añadió a la invitación esta sugestiva permisologí­a para arrasar con la casa de su madre, que vale unos $300.000, y que alguien hackeó su cuenta de MySpace y agregó esas lí­neas.

La chica estuvo arrestada en la estación de policí­a de Durham, y está libre bajo fianza por una acusación de “daños criminales”.

La madre de Rachael, Elaine Bell, se lamenta de que su casa ha sido “violada”:

Todas las alfombras fueron quemadas por cigarillos, orinaron en los armarios, sacaron mi ropa y apagaron cigarrillos en ella. Las camas también están quemadas, regaron comida por todos lados y hay mensajes y garabatos en todas las paredes”

Además, oleadas de vómito y condones usados recubren las habitaciones de sus hermanos menores y de Rachael misma. Los “invitados” también se llevaron el dinero y las joyas, y destruyeron el mobiliario. Rachael afirma que se encerró en el baño, presa de un ataque de pánico, mientras ocurrí­a la infernal celebración.

Algunos compañeros de clase de Rachael se han comunicado con diarios ingleses para contar que, en contra de su versión, Rachael se veí­a bastante contenta de contar con una asistencia tan grande a su fiesta, que según ella, era sólo para amigos cercanos: unos 60 amigos í­ntimos, nada más. Uno de los asistentes contó los desastres por email:

“Era un libertinaje total. Sacaban la ropa de todos los armarios, y alguien consiguió un anzuelo en una habitación que se usó para escribir nombres en las paredes.

Sacaron las puertas de los armarios para pararse en ellas, sacaron las manijas de las puertas, habí­a gente teniendo sexo en todas las habitaciones y en frente de todos.

Arrancaron las lámparas de los techos y rompieron los cables, las alfombras eran de colores claros pero las dejaron negras en minutos. Orinaron en las sábanas, pero a pesar de eso habí­a gente durmiendo en ellas, destrozaron el baño a patadas, desmantelaron el inodoro, rompieron todos los espejos, orinaron en las paredes, derramaron alcohol en las paredes, en las alfombras, arrancaron las cortinas… En un momento, cuatro personas entraron y arrancaron el radiador de la pared y se fueron con él. Cuando nos fuimos de la casa en la mañana, vimos el radiador tirado al lado de la carretera como a cinco minutos de casa de Rachael”.

Rachael sigue viviendo en casa de unos amigos, avergonzada de regresar con su familia. Su madre y hermanos están temporalmente hospedados en un hotel mientras la aseguradora hace una “operación de limpieza profunda” y reconstruye el inmueble.

[ Via DailyMail ]