X

Tecnología

Los eBooks, ¿destinados al fracaso?

Noticias24.- Mike Elgan, de ComputerWorld, asegura que los libros electrónicos nunca podrán reemplazar al libro de papel, a pesar de los intentos de varias compañí­as de crear un aparato lector ebooks – con el gasto multimillonario en investigación y desarrollo – que logre captar la atención de los consumidores.

Entre estos gadgets está el Sony Reader, un dispositivo del tamaño de un libro de bolsillo (paperback), que incorpora tecnologí­a de tinta electrónica, en lugar de una pantalla tradicional de pixeles. Sony promete la misma legibilidad de un libro impreso, pero el Reader no es capaz todaví­a de reproducir imágenes en color.

Otros dispositivos para leer eBooks son los de Jinke! Electronics, Star E-Read, o el Panasonic WordsGear.

Cada vez que sale al mercado un nuevo lector de eBooks, una ola de comentarios recorre la comunidad de entusiastas de los gadgets. Los sitios de noticias de Tecnologí­a cubren el anuncio de la misma forma que cubren el lanzamiento de un nuevo iPod o de un smartphone. Los blogs los comentan, y columnistas de diarios importantes como David Pogue del New York Times y Walter Mossberg de The Wall Street Journal se toman la molestia de probarlos y comentarlos.

Empresas como Sony, Panasonic, Hitachi y Fujitsu han gastado millones de dólares desarrollando lo que esperan será el aparato que reemplace el libro de papel, el primer cambio disruptivo en la forma en la que leemos desde la Biblia de Gutenberg en el siglo XV.

Seguro, siempre habrá un pequeño mercado para los eBooks. Donde los requerimientos ambientales o de espacio limiten la practicidad de los libros de papel, y donde se necesite tener a mano muchí­sima información, los eBooks son ideales. Por ejemplo, son buenos para los pilotos o digamos, los cientí­ficos que trabajan en el Artico. Aquellos eBooks que pueden ampliar el tamaño del texto son una bendición para lectores con problemas visuales.

Los fabricantes de eBooks creen que pronto, estos dispositivos serán una alternativa popular a los libros reales de papel, para leer novelas, bestsellers o memorias polí­ticas. La idea es que una vez perfeccionen la tecnologí­a de la pantalla y den con el balance correcto de duración de la baterí­a, legibilidad al sol y forma, todos comenzaremos a comprar estas cosas y a descargarnos nuestros libros.

Pero… no sucederá.

Algunas de las razones por las que Elgan encuentra imposible el éxito del eBook:

1. No son más baratos que los libros convencionales, puesto que lo más costoso del libro es la propiedad intelectual del mismo y no el papel en el que viene impreso. Libros como por ejemplo, The Google Story, cuestan apenas $1.25 más en la versión normal que el eBook.

2. La gente ama los libros de papel, y se fijan en la tipografí­a, el olor, el diseño de la cubierta. Coleccionar libros es uno de los hobbies más populares del planeta, y millones de personas dedican gran cantidad de tiempo a crear y organizar sus bibliotecas personales. Además, a la gente le gusta llevarlos, anotar cosas en ellos, y regalarlos.

3. La gente tiene demasiadas alternativas para leer contenido escrito en sus computadoras, laptops, PDA, tablet PCs y hasta en sus teléfonos móviles.

Ciertamente, un lector de eBooks parece un aparato innecesario cuando otros dispositivos pueden cumplir perfectamente esa función y por ello, los lectores se enfocan cada vez más en otras tecnologí­as como la tinta electrónica o e-ink para permitir la lectura en sitios muy iluminados.

Pero el libro electrónico en sí­ ha sido un gran éxito especialmente en los lugares donde no se puede acceder a la gran variedad de libros de la que disponen los consumidores de los EEUU, donde se puede ordenar cualquier libro por Internet, y recibirlo por correo en menos de una semana. Cientos de sitios web «comparten» gratuitamente libros digitales, incluso aquellos que tienen derecho de autor. Y el estándar aceptado por casi todos ellos es el software Adobe PDF, que en su versión profesional (el Adobe Acrobat Professional) nos permite subrayar, marcar páginas, comentar y escribir sobre nuestro libro digital.

Sin embargo, el verdadero éxito del eBook vendrá de la mano del conocimiento libre, cuando todos los libros jamás escritos puedan ser compartidos y descargados sin lí­mites, cuando las empresas editoriales se den cuenta (como se han dado cuenta muchas empresas de software) de la necesidad de eliminar la «propiedad intelectual» tal como la conciben.

[ Via ComputerWorld ]