Un video juego en problemas con la Ley

Un juez ha rechazado una petición de Take-Two Interactive en la que la compañí­a solicitaba la desestimación de una demanda en la que se les acusa de haber vendido el videojuego “Grand Theft Auto”, que incluye imágenes de sexo explí­cito, sin la correspondiente etiquetación.

En un juicio, celebrado en julio de 2005, se acusó a Take-Two de violar los derechos de defensa de los consumidores, en los 50 estados y en el distrito de Columbia, al no indicar correctamente los contenidos de su producto.

Take-Two y Rockstar Games han argumentado en su moción que los demandantes sólo pueden hacer sus reclamaciones respecto a los estados en los que residen, pero no respecto a todos.

El juez ha rechazado todas las peticiones y ha recomendado a la compañí­a que se concentre en desarrollar un buen sistema de identificación de contenidos.

De este modo, según el juez, se conseguirá una base sólida sobre la que tratar estos asuntos y la compañí­a se evitará más problemas legales.

Las imágenes de sexo explí­cito a las que hace referencia la demanda fueron descubiertas en 2005 como contenido oculto en el videojuego Grand Theft Auto: San Andreas.

Después de descubrirse estas imágenes, Take-Two se vio obligada a retirar todos los GTA de las estanterí­as y volverlos a distribuir con una nueva caja en la que se incluí­a una etiqueta que lo identificaba como juego para adultos.