Venezuela, libre de censura en la Red

Un total de 26 de 41 paí­ses de distintas partes del mundo estudiados bloquean o filtran los contenidos de Internet, según un informe mundial publicado por la alianza universitaria ‘OpenNet Initiative’.

“El estudio muestra que la censura de Internet está creciendo en todo el mundo”, señala John Palfrey, director ejecutivo del Centro Berkman de Internet y profesor de Derecho en la Universidad de Harvard (EEUU).

“El filtro y la vigilancia por Internet pueden erosionar gravemente las libertades civiles y la privacidad y asfixiar las comunicaciones globales”, agrega el experto.

Según el informe, cada vez se suman nuevos paí­ses a esas prácticas de censura y éstas se caracterizan además por una sofisticación creciente.

Casos preocupantes

Irán, China y Arabia Saudí­ no sólo filtran material de distinto tipo sino que bloquean también numeros contenidos.

Corea del Sur es un caso interesante pues apenas practica la censura pero la aplica a fondo cuando se trata de Corea del Norte, señala el informe.

Entre los paí­ses que se dedican substancialmente al “filtrado polí­tico” de informaciones en la Red están Birmania, China, Irán, Siria, Túnez y Vietnam.

Arabia Saudí­, Irán, Túnez y Yemen llevan a cabo también una importante censura relacionada con las normas y los hábitos sociales.

Birmania, China, Irán, Pakistán y Corea del Sur son los paí­ses, entre los estudiados, que más bloquean las noticias relacionadas con la seguridad nacional. Los objetivos principales de sus gobiernos son portales de extremistas, separatistas o relacionados con disputas fronterizas.
Algunas sorpresas

Por el contrario no se detectó censura de Internet en otros paí­ses, entre ellos Venezuela, Nepal, Malasia, Zimbabue, Israel, Afganistán y Egipto, así­ como Cisjordania y Gaza, en algunos de los cuales los investigadores pensaban encontrar algún tipo de filtrado.

Los autores del estudio citan entre los motivos principales para censurar informaciones la polí­tica —se filtran o bloquean las informaciones de los grupos de oposición, las normas sociales— también los contenidos considerados ofensivos, y la seguridad nacional: se censuran los portales de grupos radicales o separatistas.

La ‘OpenNet Iniciative’, autora del estudio, es fruto de la colaboración de las universidades inglesas de Cambridge y Oxford, la estadounidense de Harvard y la canadiense de Toronto.

El Mundo, Madrid