Rebelión en Flickr: la pacaterí­a tomó la red

Noticias24.- Es uno de los primeros sitios web “2.0” y una de las más importantes comunidades de usuarios en la red. Desde su compra por parte de Yahoo! nada fuera de lo normal habí­a ocurrido en el sitio #1 para compartir fotos – hasta hace unos pocos dí­as.

Flickr, se quejan sus usuarios, le ha tomado el gusto a la censura, y el primer caso sonado fue el de una extraordinaria fotógrafa islandesa, Rebekka, una de las más visitadas de Flickr. Cuando Rebekka encontró que sus fotos estaban siendo comercializadas por una galerí­a de arte sin su permiso (y sin enviarle un centavo). Rebekka utilizó su cuenta en Flickr como plataforma para que la gente se enterara del robo del que habia sido objeto, pero Flickr censuró su queja porque “no está permitido intimidar o acosar a otros en el sitio web”. Los 450 comentarios de apoyo que recibió la islandesa también fueron eliminados.

La comunidad de Flickr entendió la medida como un atentado a la libertad de expresión de la fotógrafa y los autores de los comentarios, y a los administradores no les quedó más remedio que disculparse.

El lí­o llegó hasta la redacción de la BBC de Londres, y se menciona que la galerí­a habí­a vendido 60 impresiones de fotos de Rebekka Gudleifsdóttir con una ganancia de más de 5.000 dólares.

Pocos dí­as después, los flickros encontraron un nuevo motivo para alarmarse con los nuevos “filtros de contenido” y la “moderación” de las cuentas. Algunos fotógrafos encontraron recientemente que sus cuentas habí­an sido restringidas por completo, y sus fotos sólo podí­an ser vistas por mayores de edad registrados y autenticados en el sitio web reduciendo considerablemente sus visitas.

Las cuentas de Flickr ahora caen en tres categorí­as, “seguras”, “moderadas”, e “inseguras”. Los usuarios pueden establecer si sus fotos son en general seguras o inseguras, y marcar fotos individuales como “sólo para adultos”. Pero la decisión final queda en manos de los moderadores de Flickr.

Las cuentas inseguras serí­an aquellas en las que se cuelgan fotos un poco subidas de tono, como dice el FAQ de Flickr:

Una cuenta “insegura” es la que vemos que pertenece a alguien irresponsable. No tenemos claro que estás moderando tu propio contenido, y si lo estás haciendo, no estás teniendo en cuenta que hay otras personas que usan Flickr y que depende de tí­ no ser demasiado ofensivo.

Algunos usuarios que cayeron en la categorí­a “insegura” protestaron: es el caso de Malingering, quien toma fotos en la calle – algunas de ellas apuntan a los escotes de las mujeres y las acompañan de comentarios sarcásticos.

Las protestas de Malingering le permitieron volver a exponer públicamente sus fotos, pero sólo tras una serie de intercambios con Flickr en uno de los cuales, el sitio web admitió que sus fotos habí­an sido objeto de quejas por parte de algunos usuarios, y por ello se decidió “esconderle de la luz pública”.

Como no queda claro lo que implica ser “ofensivo”, y el equipo de moderación ha demostrado en el caso de Malingering ser susceptible a las presiones de algunos usuarios, es probable que algunos fotógrafos encuentren difí­cil seguir compartiendo en Flickr si sus contenidos son suficientes para alterar a los tradicionales “grupos de presión”: usuarios muy religiosos, conservadores, o moralistas que buscan “exterminar” los contenidos adultos en la web.

En cualquier caso, los filtros han llegado para quedarse, y cuando navegas por fotos marcadas como “inseguras”, Flickr te recuerda: “Si cambiaste de opinión y no quieres ver este contenido, puedes ESCAPAR”. Y al lado, un botón que dice: “Llévame a ver gatitos”.

[ Foto: Malingering ]