X

Tecnología

Google, ¿demasiado “zoom” en nuestras vidas?

marykalincasey.jpg

Algunos internautas, como Mary Kalin-Casey de Oakland, California, se han sorprendido al ver sus casas retratadas en el nuevo servicio de Google Maps, “Street View” (Vista de calle). Cuando la señora Kalin-Casey introdujo su dirección, en la Avenida Van Buren, en Street View, pudo ver a su gato, Monty, mirando desde la ventana del segundo piso en el interior de su apartamento.

Para Mary y su esposo, Google se excede con los acercamientos, y para ellos se siente “como si nos estuvieran espiando”. “El próximo paso es que se puedan ver los libros que tengo en los estantes. Si fuera el gobierno el que hiciera esto, la gente estarí­a escandalizada”, dijo la afectada.

monty.jpg

Otras personas también han sido sorprendidas por Google Maps Street View, como un caballero saliendo de una tienda de pornografí­a, una joven a la que se le ve la ropa interior cuando se sube a una camioneta, chicas asoleándose en Bikini en el campus de la Universidad de Stanford, un paralí­tico que se levanta y empuja su silla de ruedas, y hasta el Mercedes de Steve Jobs estacionado en la puerta de su casa en Santa Rita.

Wired ha invitado a los internautas a conseguir “las mejores imágenes urbanas” y publicarlas en Threat Level, un blog sobre seguridad y privacidad en la red.

Con una camioneta van especialmente equipada para fotografiar, metro a metro, las calles y avenidas de las principales ciudades de los EEUU, Google ha logrado hacer un levantamiento de imágenes que permite “visitar virtualmente” las calles de San Francisco, New York, Las Vegas, Miami y Denver con sólo un clic.

Las personas que se sienten afectadas, como Mary Kalin-Casey, pueden utilizar una planilla en el sitio web de Google para que las imágenes sean retiradas, aunque legalmente no tienen argumentos para detener a Google: todas las imágenes se toman desde la calle, y todas las personas pierden su derecho a la “privacidad” si sus fotografí­as son tomadas en sitios públicos.

A pesar de su preocupación, Mary permitió a The New York Times entrar a su apartamento y tomarle una foto sosteniendo a Monty, el gato. Ahora, se sabe mucho más que su dirección y el color del gato.

[ Via NYTimes ]