Pagará una fortuna por haber compartido mp3

Jammie Thomas Noticias24.- Las grandes disqueras, representadas en los EEUU por la RIAA (Recording Industry American Association, o Asociación de la Industria de la Grabación de Estados Unidos), tienen un proceso legal contra 26.000 personas que usaron la red Kazaa para compartir música en formato mp3. La primera de estas personas en ser juzgada, la treintañera Jammie Thomas de Minnesotta, fue condenada a pagar 220.000 dólares a las multimillonarias empresas disqueras por compartir 1.702 canciones en mp3.

Una mujer deberá pagar cientos de miles dólares por bajar música de la web

Se acusó a Jammie Thomas el haber ofrecido ilegalmente 1.702 canciones a través del sitio virtual Kazaa
El Comercio de Perú

Los Angeles (DPA) – Una mujer, madre de dos hijos, fue condenada a pagar 220.000 dólares en concepto de daños a grabadoras estadounidenses por haber bajado música de Internet y haberla ofrecido luego en la red.

Jammie Thomas, de 30 años, es una de las 26.000 personas querelladas por la Asociación de la Industria de la Grabación de Estados Unidos (RIAA, por su nombre en inglés) y es la primera en ir a juicio tras negarse a cerrar un acuerdo prejudicial.

La RIAA, junto con Capitol Records, Warner Bros Records y Sony BMG, acusaron a Thomas por haber ofrecido ilegal y gratuitamente 1.702 canciones a través del sitio virtual Kazaa.

Thomas rechazó los cargos y aseguró no tener una cuenta en Kazaa, pero testigos convocados por la parte acusatoria convencieron al jurado de que Thomas utilizaba el seudónimo “tereastarr” en Kazaa.

El jurado ordenó a Thomas a pagar más de 9.000 dólares por cada una de las 24 canciones en las que se enfocó el caso.

Mientras, muchos artistas comienzan a alzarse contra las disqueras. El legendario grupo británico Radiohead, por ejemplo, ha sacado su último disco exclusivamente por Internet y lo vende directamente a sus fans. La banda decidió que el precio lo fijara el comprador, a quien le preguntan cuánto quiere pagar por el nuevo disco, titulado In Rainbows. El disco se puede descargar, incluso si el usuario decide pagar “cero”.

Trent Reznor, lí­der de la banda Nine Inch Nails, es alabado en Internet por haber pedido a sus fans que “se roben” su música. “Recuerdo que la última vez que vine aquí­, me quejé mucho de los ridí­culos precios de los CD’s”, dijo en un concierto en Sydney, Australia. “En mis disqueras me odian por haber dicho eso, son unos malditos avariciosos. ¿Alguno de ustedes ha visto al mundo derrumbarse [ por que la gente descargue música ]? Bien, ya saben lo que eso significa… róbenselo. Roben todo lo que quieran… roben, roben, roben un poco más y dénselo a todos sus amigos”, dijo. “De una u otra manera, estos tipos se tendrán que dar cuenta de que están abusando de la gente y eso no está bien”.

Al tiempo que las disqueras arremeten contra los usuarios con demandas astronómicas, el negocio de las presentaciones en vivo está viviendo un boom nunca antes visto gracias a la promoción gratuita que la Internet ha proporcionado a los músicos – especialmente los artistas emergentes o en géneros poco comerciales como el mismo Reznor, o las cantantes indie Jenny Owen Youngs e Ingrid Michaelson que han creado una base de leales fanáticos a través de sitios como MySpace. Los artistas – sin participación de disqueras – crean camisetas, pegatinas, y ediciones especiales de CD’s que les permiten recibir ingresos adicionales a los de sus presentaciones en vivo.

[ Ví­a El Comercio, Time ]