¿Qué escoger entre un disco SSD y un disco duro?

Disco SSD

Noticias24.- El último grito de la tecnologí­a de almacenamiento son los discos de estado sólido (Solid State Drives o SSD), que están comenzando a ser ofrecidos a los consumidores por las minoristas de computación. Apple incluye un disco SSD en el modelo de gama alta de la MacBook Air, y Dell lo hace en las XPS. El precio, por supuesto, es para muchos prohibitivo: Apple cobra USD$999 por agregar el SSD, y Dell lo ofrece por unos $700.

Estos discos están basados en semiconductores (la misma tecnologí­a de las tarjetas de memoria Flash o SD, populares en cámaras y teléfonos) y a diferencia de los discos actuales, no tienen “partes mecánicas” como las cabezas lectoras, cuyo funcionamiento es similar al de las viejas “agujas” de equipos de música pick-ups. Sin embargo, hay que tener en cuesta que esta tecnologí­a no sólo es muy costosa: también ofrece discos con menos espacio y menos velocidad de lectura que los discos convencionales HDD que tenemos en casa.

En Dvice.com investigaron el asunto y éstas son sus conclusiones:

  • No son más rápidos a pesar de no tener partes móviles mecánicas.En cuanto a velocidad de escritura, los discos duros convencionales son mucho más rápidos: 14.67MB por segundo en los SSD, versus 33.33MB por segundo en los discos HDD de 4200rpm (los más lentos actualmente) que incluye la MacBook Air.
  • La velocidad de escritura es relativamente la misma que un disco de 4200rpm: el SSD lee entre 7.29 y 49.59MB/s mientras el HDD lo hace entre 6.32 y 32.74MB/s
  • La velocidad de los discos SSD mejorará a medida que los sistemas operativos sean optimizados para ellos, dice Jim Handy, analista de la compañí­a Objective Analysis: “Los sistemas operativos [MacOS X y Windows XP/Vista] hacen un montón de escrituras pequeñitas. Si fueran capaces de consolidar eso en escrituras menos frecuentes pero más grandes, los discos SSD se verí­an enormemente mejores que los discos duros”.
  • Los discos duros tradicionales son criticados por consumir demasiada energí­a – esto se vuelve verdaderamente importante cuando el disco está consumiendo energí­a de una baterí­a de laptop. Un disco SSD consume hasta cinco veces menos, sin embargo, en un laptop actual el disco duro HDD es responsable de apenas entre 5% y 15% del gasto energético del equipo: la pantalla LCD, la tarjeta gráfica y la unidad de DVD consumen mucho más.

¿Cuál es entonces la gran ventaja de los SSD? Por el momento, su resistencia a los impactos. Hay que notar que los discos duros HDD llevan el estigma de haber sido extremadamente frágiles en los años 70, cuando salieron por primera vez al mercado. Ya no es así­, y un disco duro puede soportar sin dañarse un impacto de 300g si las cabezas lectoras están “estacionadas”, y de hasta 50g en funcionamiento (La pantalla de cristal lí­quido se vuelve trizas con mucho menos de 50g). Los discos de estado sólido, por su parte, podrí­an resistir un impacto de 1500g, razón por la cual han sido usado por casi una década en laptops para el ejército norteamericano.

Por todas estas razones, no vale la pena -por el momento- hacer el esfuerzo adicional de adquirir un disco SSD. En algunos meses, como siempre en la industria tecnológica, el mercado se ocupará de hacer bajar su precio y aumentar sus capacidades mientras los proveedores de sistemas operativos trabajan en optimizar sus software para aprovechar al máximos los discos de estado sólido.

Via Dvice