El HD-DVD repite la historia del Betamax

Noticias24.- La guerra entre los formatos HD-DVD de Toshiba y Blu-Ray de Sony para decidir quien será el sucesor definitivo en alta definición del DVD o Digital Video Disc (o “Digital Versatile Disc” como bien nos apuntó un lector) parece haber concluido, gracias a influencia de Sony en la industria cinematográfica.

La Comisión Europea estarí­a investigando si Sony utilizó “tácticas inapropiadas” para conseguir apoyo de los estudios y los distribuidores de pelí­culas para derrotar a su rival Toshiba. Sony es propietaria de los estudios Sony Pictures, y además vende la consola ( obviamente equipada con Blu-Ray ) PlayStation 3, mientras que Toshiba carece de estas ventajas para fortalecer su formato HD-DVD

Varios medios han reportado que Toshiba ya tomó la decisión de tirar la toalla en su guerra con Sony, después de que tanto Netflix como Best Buy, además de Warner Bros. y Sony Pictures, decidieron respaldar a Sony comercializando únicamente con el formato Blu-Ray.

Toshiba respondió a la superioridad negociadora de Sony bajando drásticamente los precios de sus reproductores HD-DVD, al punto de que cada equipo vendido representa pérdidas para la compañí­a.

Leemos en El Mundo:

MADRID | TOKIO.- Mientras Sony canta victoria sobre Toshiba, y ve cómo su formato de alta definición Blu-ray se está imponiendo sobre el HD DVD, algunos analistas afirman que esta guerra no es tan crucial como lo fue la batalla entre los formatos de ví­deo VHS y Beta en los años ochenta.

En la era de las descargas de Internet, poseer un reproductor de DVD no es tan necesario como sucedí­a hace 20 años, cuando el ví­deo cambió la forma de ver la televisión.

“En el futuro, el cobro a distancia por ver pelí­culas de ví­deo a través de ordenadores se impondrá, mientras que el modelo anterior está en ví­as de ser aplastado”, comentó a AFP M. Ishida, analista japonés de Mizuho Investors Securities.

De hecho, la venta de DVD (y, en general, del formato de disco óptico) es ya un mercado en caí­da libre. Mientras que el CD de música ve cómo cada vez vende menos, los datos negativos se han trasladado también a los contenidos audiovisuales.

Los grandes estudios de Hollywood aseguran que las ventas de DVD cayeron el pasado año un 4%, hasta los 16.000 millones de dólares, y esa parece ser la tendencia.

Sin embargo, y según el diario ‘The Wall Street Journal’, los nuevos formatos son considerados por la industria del entretenimiento como una manera de hacer que las nuevas generaciones vuelvan a las tiendas a comprar pelí­culas.

¿Victoria pí­rrica?

Asimismo, otros analistas se preguntan si el predominio de Blu-ray sobre HD DVD no terminará siendo una victoria pí­rrica de Sony, según el diario ‘Financial Times’, sobre todo debido a lo rápido que el ‘hardware’ en general se queda obsoleto.

El diario también se pregunta si los consumidores, que han permanecido bastante ajenos a estas batallas, no se decantarán por la descarga de contenidos de alta definición dessde la Red, saltándose directamente el formato Blu-ray. Desde Sony aseguran que el mercado ‘online’ aún no está tan maduro.

Pese a lo anterior, lo cierto es que el formato Blu-ray se ha acabado imponiendo en las últimas semanas de una manera muy rápida, a pesar de los esfuerzos de Toshiba y NEC, fabricantes del formato HD DVD, con descuentos espectaculares de precios de sus reproductores.

Los medios estadounidenses consideran clave sobre todo tres hechos. En primer lugar, el mercado japonés se ha decantado masivamente por el Blu-ray. En segundo lugar, grandes minoristas como Best Buy, NetFlix y, sobre todo, Wal-Mart, han anunciado su apoyo al formato de Sony. En tercer lugar, las predicciones de los analistas, que dsede el pasado año ya se decantaban por Blu-ray.

De hecho, el inminente fin de la batalla de los formatos ha impulsado las acciones tanto de Sony como de Toshiba. Y además, la victoria de Blu-ray implica que los consumidores que buscan la calidad de la alta definición ya no tendrán que elegir entre formatos incompatibles entre sí­ y correr el riesgo de quedarse tirados con el equivalente del siglo XXI de un video Betamax, la tecnologí­a de Sony que perdis frente al VHS en la década de 1980.