Microsoft a juicio por etiquetas mentirosas

Noticias24.- Un juez de una Corte Federal ha aceptado la demanda colectiva de un grupo de consumidores que compraron una serie de “computadores chatarra”, inducidos por una etiqueta de Microsoft que decí­a que el PC tení­a “Capacidad para Windows Vista” (Windows Vista Capable), cuando no era así­.

Los computadores vendidos tení­an instalado el sistema operativo Windows XP, pero la compañí­a certificaba que el equipo correrí­a Windows Vista perfectamente cuando éste saliera al mercado. A pesar de ello, los consumidores que los compraron no pudieron hacer funcionar las caracterí­sticas fundamentales del sistema una vez que adquirieron el nuevo Windows.

Preston Gralla de ComputerWorld cita a un empleado de Microsoft por haber dicho que cualquier pedazo de chatarra hubiera calificado para ser “Windows Vista Capable”.

La demanda fue introducida por Dianne Kelly a través del bufete de abogados Gordon Tilden Thomas & Cordell LLP, y el juez ha permitido que la demanda sea colectiva y se añadan otros demandantes.

“La demanda alega que Microsoft violó las leyes de protección al consumidor al mercadear PCs como “Capaces de correr Vista” y supuestamente capaces de actualizarse a Vista cuando se lanzara, posteriormente, a pesar de que los consumidores sólo iban a poder actualizar a Vista Home Basic, una versión reducida del sistema carente de las funcionalidades y caracterí­sticas que Microsoft publicitó como Windows Vista”, dijo el bufete.

Reportó AP:

La Juez de Distrito de los EEUU Marsha Pechman certificó la demanda pero la redujo para enfocarse principalmente en si las etiquetas de Microsoft crearon una demanda artificial de computadoras durante la temporada navideña de 2006, e infló los preciis de los computadores que no podí­an ser repotenciados a la versión completa de Vista que fue lanzada a fines de enero de 2007.

En otras noticias de Microsoft, la compañí­a recibió una multa de 1.400 millones de dólares por violar las leyes antimonopolio y de fomento de la libre competencia en la Unión Europea, tras negarse a compartir ciertos fragmentos código fuente con sus competidores que eran indispensables para poder crear “interoperabilidad completa” con los servidores de Microsoft. Además, la Unión Europea ha exigido a los de Redmond que hagan una versión europea del Windows que no incluya Windows Media Player, un software preinstalado que los europeos considera atenta contra la capacidad de competir de otras casas de software.