Los secretos de los diseñadores de Apple

Noticias24.- ¿Cómo es el proceso de diseño en Apple? Michael Lopp, gerente de Ingenierí­a de la compañí­a explicó en una presentación durante la conferencia SxSW cómo hacen en el campus de 1 Infinite Loop para crear algunos de los softwares más atractivos del planeta, como Aperture, iTunes, Time Machine, Final Cut Pro, y MacOS X.

Maquetas digitales Perfectas

Aunque toma muchí­simo tiempo realizar una maqueta digital de una aplicación (es decir, cómo se verí­an las pantallas) en vez de un “borrador”, Apple opta por hacer “mockups” perfectos hasta el último detalle, a nivel de pixeles. Así­, aunque les tome mucho tiempo, no necesitan corregir errores graves ni tienen dudas en la etapa final del producto.

De diez a tres a una

Los diseñadores de Apple deben diseñar 10 maquetas completamente diferentes de cada caracterí­stica que introducen en una aplicación. No hacen siete adicionales para que las tres que están proponiendo se vean bien, que es lo que hacen en las demás compañí­as. Luego trabajan diseñando sin restricciones, para terminar en tres opciones en las que pasan algunos meses mas. Cuando llegan a la selección final, saben que es la mejor.

Reuniones pareadas de diseño

Cada semana, los equipos de diseñadores tienen dos reuniones; en una hacen brainstorming y no toman en consideración restricciones de ningún tipo (ni de ingenierí­a, ni de costos). Lopp dijo que en esa reunión se les permite volverse “locos”. Luego, hacen otra reunión que es la de producción, donde los diseñadores e ingenieros trabajan en conseguir que las ideas más locas realmente funcionen. Este proceso es continuo para el desarrollo de cualquier aplicación, aunque a medida que avanza el desarrollo tienden a darle más peso a las reuniones de producción. Sin embargo, dejan abierta la posibilidad de ser creativos incluso en una etapa avanzada del trabajo.

La reunión del Pony

Usualmente, los altos gerentes les dicen a los diseñadores todas las caracterí­sticas que quieren en una nueva aplicación. El problema es que los gerentes muchas veces no están claros en qué es lo que los productos deben tener, o tienen percepciones equivocadas. Michael Lopp refiere que es como decir que “quieren un pony” : todo el mundo adora los ponys porque son preciosos.

En lugar de eso, los diseñadores de Apple le presentan a los gerentes los resultados de sus reuniones pareadas de diseño, y los gerentes escogen cuáles de las ideas propuestas son sus “ponys”. De esa manera los “ponys” se convierten en entregables.

Los altos ejecutivos (como Steve Jobs, Phil Schiller, Jon Ive, etc) son tomados en cuenta e incluidos en el proceso, y eso asegura que no haya “errores imperdonables” al final.

Via Techbeat BusinessWeek