Facebook se rinde y paga por “idea robada”


Noticias24.- Tres egresados de Harvard aseguran haber contratado a mediados de 2003 a Mark Zuckerberg, hoy multibillonario CEO de Facebook pero en aquel entonces estudiante de segundo año de Harvard y programador a destajo, para que llevara a cabo el proyecto de un sitio web de “citas” y social-networking llamado The Harvard Connection.

Por varios meses, aseguran, Zuckerberg dió largas al proyecto de sus empleadores mientras trabajaba en su propia versión del site que lanzó en febrero de 2004 con el nombre de The Facebook. Declararon que Zuckerberg les prometí­a continuamente que tendrí­a todo listo en dos semanas, o decí­a que tení­a muchas tareas de la universidad, habí­a perdido el cargador de su laptop o tení­a el teléfono celular en modo silencioso.

Los tres amigos nunca vieron nada del trabajo de Zuckerberg hasta que leyeron que éste anunciaba el lanzamiento de thefacebook.com en el periódico de la universidad. En menos de un mes, Zuckerberg ya tení­a 4.000 usuarios y sus ex-empleadores, las manos vací­as.

En principio, los tres perjudicados acudieron a la Universidad de Harvard alegando que era una violación del Código de Honor universitario, pero la junta administrativa de la prestigiosa institución determinó que el problema estaba fuera de su jurisdicción.

Entonces, éstos procedieron judicialmente demandando a Zuckerberg por robar el código (por el que supuestamente le ofrecieron pagarle en efectivo o con parte de las acciones y ganancias, Zuckerberg habrí­a escogido esto último), el diseño y el plan de negocios de HarvardConnect.com.

Los demandantes son los hermanos Tyler y Cameron Winkelvoss, y un estudiante de origen hindu llamado Divya Narendra a quien se le habrí­a ocurrido la “idea original” que se concretó en Facebook.

Los tres emprendedores consiguieron suficiente información -incluyendo un diario personal que Zuckerberg llevaba en Internet- como para que Facebook considerara más fácil hacer un arreglo extra-judicial (pagando una compensación monetaria a los Winklevoss y Narendra) y cerrar definitivamente este capí­tulo.

Los Winklevoss y Narendra crearon un site parecido llamado ConnectU, que mantiene un bají­simo nivel de usuarios en comparación con Facebook. Según los hermanos y Narendra, esto se debe a la ventaja que tuvo Zuckerberg al lanzar su site primero, mientras sus empleadores pensaban que trabajaba en su proyecto.

Los creadores de ConnectU tuvieron luego sucesivos retrasos, pues la primera compañí­a de desarrollo web que contrataron tras la salida de Zuckerberg, no tení­a los conocimientos que sí­ tení­a el CEO de Facebook y sus amigos para programar y desarrollar la idea original.

Narendra, graduado de matemáticas aplicadas, casi ha olvidado el asunto ahora que tiene un empleo importante en el banco Credit Suisse, pero los Winklevoss ( gemelos y economistas) insistieron en ConnectU y aseguran haber invertido casi 800,000 dólares de sus fondos personales en la prácticamente moribunda red social.

Estos tres no son los únicos que aseguran que Zuckerberg se aprovechó de ellos: Aaron Greenspan, otro estudiante de Harvard, creó un sitio similar llamado houseSYSTEM del que cree que Zuckeberg tomó parte de la inspiración. Aunque no reclama nada respecto a Facebook, Aaron asegura: “No sé si Mark copió cosas de manera intencional o si es sólo la mayor coincidencia de la historia. Pero sé que él es deshonesto porque lo he visto mentir”.

Eduardo Saverin, reconocido como “cofundador” en un testimonio de Zuckerberg ante la corte, fue quien puso 20.000 dólares para financiar Facebook en sus primeros meses. Saverin reclama en su demanda que Zuckerberg lo dejó fuera de Facebook, nunca depositó en la cuenta el aporte que le correspondí­a y usó el dinero para sus gastos personales.

Saverin asegura que habí­an acordado que él poseerí­a un tercio de las acciones de la empresa, pero cuando Zuckerberg realizó la “incorporación” de Facebook, sus acciones se diluyeron y perdió el control sobre la misma, que ha sido valorada por 16.000 millones de dólares, más de lo que vale Ford Corporation.

No se informó acerca de los términos del acuerdo entre Facebook y ConnectU, o de la cantidad de dinero que recibirán los Winklevoss y Narendra para levantar los cargos contra Facebook. Al parecer, con esto también se resolverí­a la contrademanda de Facebook, que acusó a los de ConnectU de hackear Facebook para robar las direcciones de correo de los usuarios y motivarlos a inscribirse en el site rival, una práctica penada como competencia desleal.

Via NYT, 02138 Magazine