X

Tecnología

Steve Jobs llamó al NYT e insultó a un reportero

Noticias24.- Joe Nocera, reportero de tecnologí­a del New York Times, comenta en su artí­culo publicado hoy que en la tarde del jueves recibió una llamada de Steve Jobs, CEO de Apple. Lo primero que hizo el hombre más venerado por la industria de la tecnologí­a fue insultar al corresponsal.

Durante más de un mes, se ha especulado sobre la salud de Jobs, que apareció delgadí­simo en la conferencia anual para desarrolladores de Apple. El departamento de Relaciones Públicas de Apple, liderado por Katie Cotton, aseguró que Jobs estaba padeciendo de un «virus común». Ni la prensa ni la opinión pública creyeron mucho en esta versión, primero porque Apple está ya habituada a mentir y esconder información que cualquier otra empresa cotizada en bolsa revelarí­a sin dudarlo, y segundo porque ya Jobs habí­a sufrido una forma muy poco común de cáncer pancreático en 2003 y 2004, sin decirle nada a nadie.

El New York Times habí­a conseguido alguna información indicando que Jobs se sometió a una intervención quirúrgica reciente, cuyos detalles no se han revelado, y que el CEO ha sufrido problemas digestivos recientes. Justo antes de la conferencia WWDC de Apple, Jobs habrí­a sufrido una infección gastrointestinal que propició su dramático adelgazamiento.

La operación a la que se sometió Jobs en 2004 para extraer los tumores de su páncreas habrí­a requerido cierto «reordenamiento» de sus órganos internos, que podrí­a causarle al paciente algunos problemas digestivos, aunque no de riesgo, para el resto de su vida.

Dice Joe Nocera en su artí­culo «El culto del secretismo en Apple», publicado en el Times de Nueva York:

El jueves por la tarde, varias horas después de que terminar mi artí­culo «La salud de Steve es un asunto privado» – y para mi sorpresa – el señor Jobs me llamó por teléfono. «Le habla Steve Jobs», comenzó. «Usted cree que soy un **** (groserí­a) arrogante que cree estar por encima de la ley, y yo creo que usted es un asqueroso que se equivoca en la mayor parte de lo que dice«. Después de ese comienzo especialmente llamativo, siguió diciendo que me darí­a algunos detalles sobre sus recientes problemas de saludo, pero sólo si me comprometí­a a mantenerlos «off the record». Traté de convencerlo de lo contrario, pero dijo que no hablarí­a si yo insistí­a en hacer públicas sus palabras. Así­ que estuve de acuerdo.

Pues que fue una conversación «off the record», no puedo revelar lo que me dijo Jobs. Baste decir que no escuché nada que contradijera los reportes que hicimos John Markoff y yo esta semana. Mientras que sus problemas de salud son bastante más que «un virus común», no son una amenaza para su vida y no es una recurrencia de su cáncer. Tras colgar el teléfono, se me ocurrió que se me habí­a facilitado -por parte del propio Jobs- la información que está negándose a compartir con los accionistas que le han confiado su dinero.

Cualquiera creerí­a que Jobs querrí­a que ellos se enteraran antes que yo. Pero aparentemente no es así­.

El problema, para el reportero, es que en tanto Apple dependa tanto de Steve Jobs (es el CEO más imprescindible de la industria y toda la cultura corporativa de la empresa se reduce a obedecerlo a él), los accionistas no pueden tomar «decisiones informadas» si Jobs oculta detalles de su salud. Algunos analistas consideran que la acción de la empresa (AAPL) podrí­a caer hasta 25% si se anunciara que Jobs se separa del puesto, especialmente cuando no está claro quién le sucederí­a como CEO.

Jobs, dice Nocera del NY Times, «necesita tratar a sus accionistas con al menos un poco de respeto. Y decirle si está o no está enfermo serí­a un buen lugar para empezar».

Ví­a NYT – Fotocomposición NYT: a la izquierda, Jack Dabaghian/Reuters; a la derecha, Tony Avelar/Bloomberg News