Microsoft en la encrucijada por las aplicaciones en lí­nea

La empresa Genentech Inc. se sumó recientemente al grupo de firmas que, deseosas de reducir al menos un poco su dependencia en programas de informática adquiridos de empresas como Microsoft e IBM, prefieren rentar esos servicios indispensables a Google Inc.

Todd Pierce, vicepresidente para informática de Genentech, decidió dejar que el gigante de búsquedas en Internet maneje su correo electrónico, procesadores de palabras, hojas de cálculo y sistemas de calendario de la empresa, todo mediante una conexión en lí­nea, conforme al enfoque conocido como “computación en nube” (cloud computing).

La decisión ha convertido paradójicamente a esta empresa pionera de la biotecnologí­a en una especie de conejillo de Indias para Google y otros proveedores de servicios de aplicaciones alternativas, que tratan de convencer a los sectores empresariales que la computación en nube representa algo más que un planteamiento inmaterial.

Google Inc. espera quitarle buena parte de sus ganancias a Microsoft Corp. y superar a su principal rival en la contienda por el dominio de los mecanismos de informática.

El gerente ejecutivo de Genentech, Arthur Levinson, es uno de los directores ejecutivos de Google, pero Pierce insiste en que eso no determinó su decisión.

Luego de un amplio perí­odo de pruebas, Pierce decidió que se puede confiar en Google para proporcionar aplicaciones de importancia crí­tica para Genentech de la misma forma en que es capaz de descifrar pedidos de información en internet y vender espacios publicitarios.

“Uno no quiere ser sorprendido aferrándose al pasado. Considero que estamos montando la cresta de la ola, en lugar de su cola“, dijo Pierce.

La computación en nube ya ha visto un incremento de 36.000 millones de dólares en su participación en el mercado en lo que va del año, representando el 13% de las ventas de programas en el mundo.

La duda, sin embargo, es si puede convertirse en una oleada que termine por sumergir en la decrepitud a Microsoft y otros gigantes de la industria de programación.

Sin embargo, independientemente de todas las posibilidades que presenta, y de la fuerte promoción que se le hace, el romper viejos hábitos entre la industria no será algo sencillo, especialmente cuando los monstruos como Microsoft, IBM Corp., Oracle Corp. y SAP AG tratan de proteger a toda costa sus negocios preparando sus propios servicios en lí­nea, para competir con los recién llegados.

Incluso Genentech, la mayor empresa estadounidense que haya adquirido la paqueterí­a de Google, no está lista para desligarse completamente de Microsoft. Todaví­a está pagando por licencias para el uso de programas como Word para procesar textos y Excel para hojas de cálculo.

Generalmente las empresas manejan sus paquetes por sí­ mismas, instalando programas en distintas computadoras para luego mantenerlos actualizados, con un costo fuerte, para mantenerse a la par con el desarrollo tecnológico.

En contraste, el sistema de computación en nube permite a las empresas dejar sus programas en manos de alguien más por un costo mensual o anual. Los usuarios tienen acceso a ellos mediante conexiones por internet.

La idea ha sido bien recibida por pequeñas empresas, agencias de gobierno y escuelas, y ahora las grandes compañí­as están empezando a interesarse, especialmente ahora que buscan mecanismos para ahorrarse fondos en medio de la fuerte crisis económica.

Computación en nube amenaza con llover sobre Microsoft
Por MICHAEL LIEDTKE
Copyright 2008 The Associated Press.