X

Tecnología

Autoridades italianas siguen de cerca a grupos de apoyo a mafia en Facebook

Las autoridades italianas siguen de cerca la presencia en Facebook, la red social más popular de Internet, de grupos que rinden culto a jefes mafiosos de la Cosa Nostra siciliana como Bernardo Provenzano o Totí² Riina, responsables de decenas de asesinatos y extorsiones.

Este seguimiento llega después de que decenas de miles de usuarios italianos de Facebook se hayan rebelado contra la presencia de estos grupos pro-mafiosos y hayan expresado su indignación en asociaciones paralelas como «Fuera la mafia de Facebook», «La mafia nos da asco» o «Abolamos el grupo de seguidores de Provenzano».

De hecho, el diario italiano «La Repubblica» se aventuraba hoy a afirmar que la Fiscalí­a italiana prepara ya una investigación sobre estos grupos de apoyo a los mafiosos, extremo que fue desmentido poco después por fuentes fiscales de la ciudad de Palermo (Sicilia) en declaraciones que recogen medios locales.

La Fiscalí­a de Palermo asegura que por el momento no han podido encontrar indicios de delito en el hecho de que existan grupos de apoyo a jefes mafiosos de la Cosa Nostra en Facebook, aunque siguen de cerca el desarrollo de este asunto.

El escándalo estalló cuando se dio a conocer hace unos dí­as que en la red social de Internet existen unos setecientos seguidores del grupo de admiradores de Bernardo Provenzano, el que fuera «jefe de jefes» de la Cosa Nostra, capturado en abril de 2006 tras cuatro décadas como fugitivo de la justicia.

Por otra parte, son cerca de 4.500 los admiradores en Facebook de Totí² Riina, uno de los más despiadados jefes de la Cosa Nostra, considerado el responsable de la muerte en 1992 de los jueces antimafia Giovanni Falcone y Paolo Borsellino.

«No estoy de acuerdo con la censura de la página web, porque ocultar no sirve de nada. Contra quien apoya a esos jefes (mafiosos) hace falta desencadenar una gran reacción civil», apunta el fiscal general antimafia de Italia, Pietro Grasso, en unas declaraciones que recoge «La Repubblica».

«Ya no estamos en los tiempos de cerrar la boca. Y si hasta hace unos años habí­a todaví­a jefes mafiosos en (la ciudad siciliana de) Palermo que contactaban periodistas importantes para hacer una campaña propagandí­stica, ¿por qué tenemos que descartar que los mafiosos de hoy no se aprovechen de todas las posibilidades mediáticas?«, se pregunta Grasso.

En los grupos de apoyo a Provenzano y Riina hay quien ha cuestionado que las sentencias judiciales contra los mafiosos sicilianos sean justas, por lo que las autoridades italianas se preguntan si detrás de estas iniciativas aparentemente populares se encuentran personas muy cercanas a la Cosa Nostra.

«Los mafiosos se mueven en el mundo global a gran velocidad, son siempre los más astutos a la hora de adaptarse a las novedades», comenta Grasso.

La gran mayorí­a de las formaciones polí­ticas italianas ya han expresado su condena hacia esta forma de apoyo por Internet hacia los jefes mafiosos.

Ví­a EFE