¿El fin de los TV de plasma?

Los fabricantes de este tipo de televisores son minorí­a frente a los que desarrollan equipos de LCD. Ahora perderí­an más terreno ante el avance de estos últimos en un mercado que sólo le pertenecí­a al plasma.

Las pantallas de cristal lí­quido se están acercando a las 40 pulgadas. La mayor penetración de los televisores de última generación trae aparejado el deseo de los consumidores por pantallas más grandes, algo que están aprovechando los fabricantes de equipos de LCD.

La principal contra que tienen los fabricantes de televisores de plasma se relaciona con lo costoso que les resulta dar una alta definición a dispositivos con pantallas menores a 50 pulgadas. Mientras, los de LCD promocionan agresivamente sus modelos HD en ese segmento a pesar de que los precios son generalmente altos, indica la agencia de noticias Reuters.

De acuerdo a Wanli Wang, analista de Credit Suisse, «a estas alturas del año que viene no habrá diferencias de precios entre los televisores de plasma y los de LCD».

En otras palabras, con sólo desembolsar un poco más de dinero, el usuario accederí­a a un LCD, el cual posee una mejor resolución.

Wang cree que los precios de los LCD caerán cerca de 30% el próximo año, mientras que los de plasma lo harán entre un 15% y un 20% como consecuencia de la competencia con las pantallas de cristal lí­quido.

A futuro, se prevé que los fabricantes de plasma deberán ingresar en el terreno de las 50 pulgadas donde, si bien no hay tanta demanda, lograrí­an escapar a la competencia de los LCD.

Infobae.com