X

Venezuela

Exclusiva: Director de la película «Esclavo de Dios» denuncia censura indirecta

Foto: Efraín Becerra / Noticias24

(Caracas, 05 de julio. Noticias24).- El director de la película «Esclavo de Dios», Joel Novoa, estuvo en Noticias24 para conversar sobre la reciente polémica que envuelve a su primer largometraje.

Luego del estreno del filme el pasado 28 de junio, el Centro Nacional Autónomo de Cinematografía (Cnac) decidió proyectar antes de la película un cortometraje «impuesto e inconsulto», que, de acuerdo al director, confunde a los espectadores.

Novoa indicó que la notificación de que sería proyectado un cortometraje antes de la película le llegó dos días antes del estreno y que fue de manera telefónica. Aseguró que el problema no es la proyección del cortometraje sino la imposición del mismo, ya que de acuerdo a dos artículos del reglamento del cine, el cortometraje a transmitir debe ser de mutuo acuerdo entre el exhibidor, los productores y el Cnac.

Asimismo, indico que la decisión también va en contra de otro artículo que indica que tiene que anunciarse al espectador que la proyección se trata de un cortometraje previo a la película y que no forma parte de esta, algo que no se está cumpliendo.

Novoa aseguró que al no notificar que se trata de un documental previo, los espectadores se confunden y crea «una matriz de opinión negativa» al pensar que lo que vieron fue «Esclavo de Dios» y no llegan a saber que lo que realmente vieron fue el documental «Palestina y otros relatos».

Se trata de una censura indirecta porque «se me esta permitiendo pasar la película, pero se me permite bajo ciertas condiciones»

La película «Esclavo de Dios» fue criticada no solo por algunas personas en Twitter sino también por el Foro Itinerante de Participación Popular y por el presidente de Tves, William Castillo, quien catalogó la película de antivenezolana y prosionista. Ante esto, Novoa aseguró que esos comentarios vienen de un sector muy radical y sesgado que atacan la película sin haberla visto.

«La película no es antivenezolana, no es propaganda de nada. Es simplemente una película de ficción de dos personajes extremistas, cada uno hacia un lado de la moneda, enmarcados en un contexto que ocurrió de verdad, yo no lo cree».

El director hizo énfasis en que su intención como cineasta no es convertir una película en algo político porque «la idea es que pueda ser disfrutada por todos los espectadores y que no sea una propaganda». Sin embargo, el director si cree que debe haber un debate porque de no ser así, el filme fallaría, aunque recalcó que este debate debe ser de ideas para que sea saludable.

«En este momento la película ha sido politizada, me imagino que porque hay miedo a ciertos temas y creo que ese temor hace que la película se haya vuelto política».

Más allá del debate político generado, Novoa expresó que se trata de una censura indirecta porque «se me esta permitiendo pasar la película, pero bajo ciertas condiciones».

«Más allá del punto de vista del documental, el cual debería ser exhibido porque toda obra debe ser mostrada, creo que la forma en que se trata de colocar y la cantidad de casualidades que ocurren justo antes del estreno, me hace pensar que hay otro tipo de intención al mostrar este corto justo antes de «Esclavo de Dios».

Yo no voy a prestarme para hacer productos conformistas o que terminen siendo politizados hacia un lado

Aunque podría decirse que, gracias a toda esta polémica, la película ha tenido algo de publicidad indirecta, no es algo que al director le haga feliz: «No es algo que para mi sea agradable porque en el fondo eso va mucho más allá. Va más allá de la parte publicitaria, es un problema ideológico, de principios y de respeto al espectador».

Novoa expresó que ante «la imposición» del cortometraje, le pidieron a Cines Unidos, quien está encargado de la difusión de la película, que colocaran el cartel previo para diferenciar el cortometraje del filme, sin embargo, ellos le indicaron que no podían hacer nada sin la autorización del Cnac. Luego de esta información, la producción intentó comunicarse con el centro, sin recibir respuesta hasta los momentos. Ante esta situación el director está considerando, como último recurso, retirar la película de los cines por «ser un irrespeto al espectador y a las más de 200 personas que trabajamos en la película durante cinco años».

Esta decisión de sacar el filme de la cartelera depende de cómo responda el Cnac con respecto a este letrero que debe ir antes del cortometraje: «Mas allá de mi lucha interna de cómo se escogió este cortometraje, lo mínimo que pido es que se respete el espectador y que sea identificado. Si esto no llegase a ser identificado, la película podría ser retirada inmediatamente de la cartelera».

Novoa también dijo que solicitaron un derecho de palabra ante el Cnac para que los distintos gremios también puedan apoyar esta solicitud de colocar el aviso del cortometraje antes de la proyección de la película.

El director hizo un llamado para que las personas vayan al cine y vean la película. Asimismo pidió apoyo para indicarle, a quien no lo sepa y quiera salir de la sala, que la proyección inicial es un cortometraje que no forma parte de la película.

Con respecto a otros proyectos, el director aseguró que a pesar de que le gustaría continuar haciendo cine en Venezuela, lo ocurrido con «Esclavo de Dios» le ha dejado «un sabor amargo» acerca del rumbo del cine en el país. Confesó que a pesar de que tiene dos proyectos en el exterior, uno en Inglaterra y otro en Los Ángeles, su intención es hacer cosas en Venezuela, pero bajo las condiciones correctas.

«Yo no voy a prestarme para hacer productos conformistas o que terminen siendo politizados hacia un lado. El cine tiene que ser independiente y tiene que ser combativo, y si no tengo la oportunidad de hacer eso, voy a tener que hacer películas por un tiempo fuera de acá», afirmó.

Escrito por: Noleidy Manvel / Noticias24