Ramón José Medina: “Las elecciones del 14-A fueron fraudulentas, aspiramos que se anulen”

Foto: News Flash JC / Archivo

(Washington, 09 septiembre – AFP).- La oposición venezolana impugnó este lunes ante la Comisión Interamericana de Derechos Humanos las elecciones presidenciales del 14 de abril en las que fue electo Nicolás Maduro, que considera “fraudulentas”.

“Aspiramos que se anulen y se repitan esas elecciones, que fueron unas elecciones fraudulentas”, dijo Ramón José Medina, director adjunto de la Mesa de Unidad Democrática (MUD), una coalición que apoyó la candidatura del líder opositor Henrique Capriles, quien perdió por 1,49 puntos porcentuales frente a Maduro.

El documento, de más de 250 páginas, argumenta que antes, durante y después de las elecciones se violentaron artículos de la Convención Americana de Derechos Humanos relativos a los derechos de los ciudadanos a votar y ser elegidos, a la libre expresión y las garantías judiciales.

“Vinimos a una instancia que conoce de violaciones de derechos humanos (…) para pedir a la Comisión que reestablezca los derechos violentados y condene al Estado venezolano a que se obligue a restablecerlos”, agregó Medina a la prensa.

“Vamos a seguir teniendo elecciones y esas condiciones deben ser establecidas cuanto antes”

La impugnación ocurre un día antes de que se haga efectiva la denuncia de la Convención Americana de Derechos Humanos decidida hace un año por el entonces presidente Hugo Chávez, fallecido el 5 de marzo, una medida que ha sido defendida por Maduro.

Al concretarse la denuncia de la Convención, las violaciones a los derechos cometidas en este país no podrán ser objeto de escrutinio de la Cidh ni de la Corte IDH, aunque Venezuela deberá responder a los casos que hayan ocurrido antes de que tenga efecto la denuncia de la Convención.

La MUD solicitó a la Cidh acelerar el estudio de su caso, entre las más de 8.000 causas que esperan pasar la instancia de registro en el organismo, para obtener una decisión antes de las elecciones municipales del 8 de diciembre.

“Vamos a seguir teniendo elecciones y esas condiciones deben ser establecidas cuanto antes”, afirmó Medina.

La Cidh, un órgano autónomo de la Organización de Estados Americanos (OEA), analiza los casos y emite recomendaciones no vinculantes y puede elevar los procesos ante la Corte IDH, cuyos fallos deben ser acatados por los Estados signatarios de la Convención.

La oposición venezolana presentará otro recurso de impugnación ante la Comisión de Derechos Humanos de la ONU en Ginebra.

La MUD impugnó las elecciones presidenciales ante el Tribunal Supremo de Justicia. Dicha instancia fue declarada inadmisible el 7 de agosto. El tribunal sancionó a Capriles con una multa al argumentar que los recursos cuestionados contenían conceptos ofensivos que buscaban socavar la credibilidad de los electores en las instituciones.

“Lo hemos dicho, si la justicia venezolana no funciona, iremos a las instancias internacionales para defender no mis derechos sino los derechos del pueblo venezolano,” declaró Capriles. “Venezuela ejerció su derecho al voto el 14 de abril, pero la falta de transparencia antes, durante y después del proceso electoral causaron el arbitrario desconocimiento de su voluntad soberana,” añadió el líder de la oposición venezolana.

“Desde la convocatoria a las elecciones, la constitución de la lista de personas inscritas, el acto de votación, hasta el proceso judicial de impugnación electoral han demostrado el claro ventajismo del candidato del gobierno y el continuo deterioro de la democracia venezolana. Confiamos en que la Cidh haga valer el derecho de los venezolanos”, precisó Ramón José Medina.