X

Venezuela

Conozca los aspectos que podrían entrar en el debate de la nueva Ley Orgánica del Trabajo

Foto: AVN / Suiking Chang

El presidente Chávez anunció hoy la discusión del proyecto para una nueva Ley Orgánica del Trabajo y, aunque parece un tema nuevo, lo cierto es que desde el año 2003 mucho se ha discutido en torno a este reglamento.

La actual Ley del Trabajo data de 1997. En 13 años de Gobierno, se han realizado reformas parciales, pero lo que se busca ahora es una reforma integral para “mejorarla” y adaptarla a los nuevos preceptos del socialismo.

El primer Anteproyecto de Ley fue aprobado en 2003. Posteriormente, en 2009, la Asamblea nacional discutió nuevamente el proyecto que incorporó temas tan álgidos como la estabilidad absoluta del trabajador -que impediría cualquier forma de despido- y la reducción de la jornada laboral a seis horas..

Ejes de acción

Aquí un resumen de los temas en torno a los cuales ha girado la la discusión de la Ley Orgánica del Trabajo en los últimos años y que podrían ser incluidos en la modificación integral de esta normativa.

Movimiento sindical: En éste se incluyen los aspectos de libertad sindical y creación de sindicatos por rama de industria.

Relaciones laborales: Se refiere a la participación de las Empresas de Producción Social, empresas mixtas y socialistas en el nuevo modelo de producción socialista. Planea involucrar más a los trabajadores en el control y gestión de las empresas, más en el control que en la gestión, en el sentido de ser fiscales que observen hacia dónde van, por ejemplo, las inversiones y los gastos de la compañía donde laboran, sea esta pública o privada.También infiere que los empleados podrán elaborar propuestas sobre el rumbo de las empresas y hacia dónde van los niveles de ganancia.

Flexibilización del trabajo: Se refiere a la eliminación de la tercerización, con lo que se buscará impedir que el empleado tenga desmejoras laborales por subcontratas que disminuyan beneficios.

Reducción de la jornada: Llevarla a 6 horas diarias. Para este punto se estudia la posibilidad de incluir regímenes especiales para aquellos profesionales que están sujetos a cumplir jornadas laborales más largas como los periodistas, policías, mesoneros, vigilantes, etc. Este ajuste debe realizarse de forma progresiva hasta llegar a las 36 horas midiendo las áreas de trabajo y el tiempo que cada una de estas requiere.

Retroactividad: Volver al esquema de cálculo de prestaciones sociales que existía antes de 1997 y con el último salario devengado.

Garantía de empleo: Tiene que ver con buscar mecanismos para preservar el empleo y lograr la estabilidad absoluta. Se prohíbe el despido injustificado. Asimismo, se ha hablado de ampliar el tiempo de prescripción de las acciones legales relacionadas con el trabajo, lo cual significa que el tiempo que tiene el trabajador para hacer los reclamos ante la Inspectoría del Trabajo o ante un tribunal, serían mayores. Por ejemplo, para reclamos de prestaciones sociales se ampliaría de tres a 10 años, y para ampararte por parte de la Inspectoría del Trabajo pasaría de 15 días a tres meses.

Aumentos salariales: Se ha discutido la obligatoriedad de un ajuste anual al salario mínimo, tomando en cuenta el Índice Nacional de Precios al Consumidor y el valor de la canasta alimentaria. Igualmente, se está planeando elevar el costo para el patrón de las horas extra.

Beneficios no salariales: Referente al fondo social para trabajadores independientes y para la inclusión de los días de bonificación vacacional. Se plantea una revisión de los bonos vacacionales y de utilidades hasta 45 días, según una escala que se inicia con 25 días hábiles.

Visión de género: La inclusión de la mujer en condiciones de igualdad en las áreas laborales.

Trabajo doméstico: Reconocimiento del trabajo de las amas de casa.

Fortalecimiento del Ministerio Establecer mecanismos para que las decisiones del Ministerio del Trabajo sean de obligatorio cumplimiento en tribunales de trabajo y no en los tribunales contenciosos administrativos.Se prevé establecer sanciones mayores para los patronos que incumplan la Ley, que incluso podrían llevar al cierre o la expropiación de la empresa.