X

Venezuela

Escarrá: “El Estado debe actuar ante juicio ilegal a Carlos, más allá de los delitos cometidos”

Foto: LEO RAMIREZ / AFP

El procurador General de la República, Carlos Escarrá tachó de “secuestro” la detención de Ilich Ramírez Sánchez, alias “Carlos, el Chacal”, por parte de los servicios secretos franceses en 1994 en Sudán.

Video: Antv 11/ 11 / 2011

“En el momento en que a él lo secuestran, de ahí para adelante todo es ilegal”, afirmó Escarrá, en alusión al juicio por el que “Carlos” fue condenado a cadena perpetua en 1997 (3 muertos) y acerca del proceso que se le abrió esta semana en un tribunal especial de París.

las delcaraciones las ofreció durante una entrevista realizada en el programa “Toda Venezuela” que transmite VTV.

En ese sentido, el Procurador tildó de “ilegal todo lo que se ha hecho contra Ramírez, es un hombre y una familia que han enfrentado con mucha fuerza sus ideas y su situación, ellos prácticamente han tenido que venderlo todo por su solidaridad con Carlos”.

“Yo entiendo que aquí el Estado venezolano tiene que actuar, todos los países amparan a sus ciudadanos cuando están en estos casos de privación de libertad. Más allá del delito coemtido, el es nuestro nacional y el Estado debe responder y garantizar una serie de cosas, como un abogado por ejemplo”, explicó.

Del mismo modo, señaló que “el presidente Chávez ha tomado una postura humana, muy clara y contundente de solidaridad con la familia, ha dado las instrucciones necesarias para tratar que se haga justicia”.

El presidente venezolano, Hugo Chávez, ordenó el pasado lunes a su canciller, Nicolás Maduro, cerciorarse de que se respetan los derechos de “Carlos” en Francia, calificándolo de “digno continuador de las más grandes luchas por los pueblos”.

El venezolano, a quien se le atribuyen una serie de atentados mortales en Europa en los años 1970 y 1980, es juzgado en estos momentos por cuatro de ellos cometidos en 1982 y 1983 en Francia que dejaron 11 muertos, tras ser condenado por el asesinato en 1975 de dos policías y un informante en París.

Con información de AFP