X

Venezuela

Misión José Gregorio Hernández ha otorgado más de 23.000 audioprótesis gratuitas

Caracas, 11 Nov. AVN.– La Misión José Gregorio Hernández, adscrita al Ministerio para las Comunas, en trabajo articulado con el despacho para la Salud tiene a su cargo el programa de atención integral a personas con discapacidad auditiva desde 2008 y ha otorgado a la fecha más de 23.000 audioprótesis gratuitas.

Así lo informó el coordinador nacional del proyecto de Órtesis y Prótesis de la misión, Jonathan García, durante un recorrido por el Instituto Nacional de Rehabilitación José Jesús Arvelo, en Cotiza, parroquia San José, Caracas, centro que cuenta con el servicio de Foniatría.

Señaló que sólo este año han otorgado más de 2.500 prótesis auditivas en varios estados del país, mediante jornadas especiales.

«Como la misión tiene esta población captada por estudios que sobre personas con discapacidad se han realizado desde que comenzó, en 2008, las audiometrías del interior del país se refieren a este centro, donde los dispositivos se calibran y luego los técnicos en audioprótesis los entregan en las entidades», explicó.

La misión, en conjunto con el despacho de Salud, tiene actualmente 18 servicios de Foniatría en varios estados.

Procedimiento

Belkis Calma es terapeuta de lenguaje y en el centro de Cotiza calibra los dispositivos explicó que el procedimiento comienza con la evaluación que realiza el foniatra para determinar qué grado de pérdida de la audición tiene el paciente.

Luego, en consulta de audioprótesis, el especialista define el tipo de aparato que necesita, si es unilateral, para un solo oído, o bilateral, para ambos.

«Se toman los moldes para adaptar la prótesis y cuando está listo calibramos el dispositivo antes de entregarlo y adaptarlo en los oídos de las personas», añadió.

Luis Rivero, técnico en audioprótesis, señaló que el ensamblaje lo hacen de manera manual o digital, procedimiento que dura alrededor de 30 minutos por aparato.

«El médico nos manda una impresión auditiva, de ahí sacamos la forma del oído y dentro de esa dimensión colocamos el circuito para la amplificación del sonido», dijo.

Por el método digital, la impresión que envía el especialista es introducida en un escaner 3D para obtener la imagen y de allí trasladarla a una impresora especial, «que es de donde sacamos en físico ya sea el molde o una concha para introducir el circuito, agregó.