A 12 años del 11-A, Venezuela sigue preguntándose ¿golpe mediático o sublevación cívico-militar?

Foto: Fernando Llano / AP Photo

(Caracas, 11 de abril. Noticias24) – Hace 12 años ocurrió en Venezuela un hecho inédito que contrapuso en la balanza social el rechazo y la aceptación por la revolución bolivariana cuando esta apenas ascendía a su tercer año. Más de millón y medio de venezolanos se habían movilizado a la voz de “ni un paso atrás” como medida de presión para sacar a Hugo Chávez de la Presidencia de la República

El 11 de abril de 2002 está registrado en la historia venezolana como una fecha violenta, que marcó un hito en el antes y el después de la política de gobierno. Todo desencadenó en un golpe de Estado a Hugo Chávez, pero estuvo antecedido cronológicamente por un paro petrolero, una huelga nacional y casi 20 horas de protestas, saqueos, zozobra y represión.

Conocido como el “Carmonazo”, pero también como el “golpe mediático contra Chávez”, los sucesos del 11 de abril son atribuidos principalmente a la agitación social que promovieron los sectores de oposición a través de los medios de comunicación, también criticados por haber participado como actores políticos que desencadenaron un enfrentamiento entre civiles, policías y militares.

El saldo de fallecidos ese día se estima en 19 personas muertas y cerca de 118 heridos, cifra que recrudeció tras los hechos violentos del 12 y 13 de abril. Sin embargo, en la actualidad, aún se desconoce con exactitud la cifra real de fallecidos y heridos durante aquellos sucesos.

Estiman que el 11-A murieron 19 personas y 118 resultaron heridas

Según el informe de la Comisión Especial de la Asamblea Nacional encargada de canalizar los recursos destinados al auxilio de los afectados y familiares de las víctimas del 11 al 14 de abril de 2002, un total de 24 personas fallecieron.

Pero Protección Civil contabilizó un total de 85 fallecidos y 573 lesionados durante los días 11,13 y 14 de abril. “Las cifras del 12 de abril han quedado en el más absoluto misterio”, dijo en 2011 Guillermo Garroz, el entonces director de ese organismo de prevención y rescate.

Lo que ocurrió

El mando de la oposición, que para entonces estaba a cargo de Fedecámaras y demás aliados de la empresa privada, convocó a una marcha para el 11 de abril que fue permisada entre los sectores caraqueños de Parque del Este y Pdvsa Chuao. El pueblo entusiasmado y enérgico gritaba consignas contra el Gobierno mientras se movilizaba como una marea de camisas blancas, banderas y pancartas que desbordaba las calles de Caracas, principalmente, la autopista Francisco Fajardo en su zona este.

Parecía incontenible la avalancha de gente. La convocatoria había superado las expectativas y era el momento propicio para actuar de manera contundente. La marcha fue desviada hacia el Palacio de Gobierno ubicado en Miraflores, y el objetivo era pedir y presionar la renuncia de Chávez.

Pero la ofensiva oficialista no se hizo esperar. El entonces alcalde del municipio Libertador, Freddy Bernal, convocó a los seguidores del presidente Chávez al puente Llaguno mientras que otros líderes chavistas llamaban a resguardar el Palacio de Miraflores. El encontronazo sería inevitable. Las calles capitalinas estaban desbordadas de manifestaciones y disturbios, a la par de otros focos de protestas que se desarrollaban en varios estados del país.

Opositores cambiaron su ruta hacia Miraflores mientras que oficialistas se concentraban a sus alrededores

El epicentro de la violencia fue el centro de Caracas. Al encontrarse las dos manifestaciones y romperse el cerco policial, comenzaron disturbios violentos que se prologaron por aproximadamente una hora y abarcaron diferentes lugares aledaños a la sede presidencial de Miraflores.

Las primeras víctimas aparecieron entre los manifestantes opositores aún antes de alcanzar los alrededores de Miraflores. Por estos sucesos se acusó a funcionarios de la Policía Metropolitana de represión y masacre, y posteriormente fueron aprehendidos y juzgados ocho policías, los comisarios de la PM, Henry Vivas y Lázaro Forero; y el entonces secretario de Seguridad de la Alcaldía Metropolitana de Caracas, Iván Simonovis.

A las 2 de la tarde hubo la primera cadena nacional de radio y televisión. Se trataba del entonces inspector de las Fuerzas Armadas, general Lucas Rincón, quien acompañado del Alto Mando Militar indicó que “solo habían algunos focos de violencia”, que ningún oficial había renunciado y que el presidente Chávez estaba en su despacho.

A las 3:45 de la tarde apareció el Presidente en pantalla. Fue su primera cadena del día en la que hizo un llamado a la conciliación y en la que acusó a los medios de comunicación privados de apoyar la pretensión de un golpe de Estado.

Las televisoras privadas partieron la pantalla en dos y paralelamente transmitieron las palabras del Presidente y los sucesos violentos que ocurrían en distintas zonas del país.

Esa actuación fue considerada por el Presidente como conspiración directa, por lo que ordenó su salida del aire. “Se han colocado entonces al margen de la ley por estar instigando, un canal de televisión no puede utilizar la concesión que le da el Estado para atentar contra el propio Estado; para instigar la violencia o para, a sabiendas de que hay un plan insurreccional, apoyarlo”, criticó Chávez.

Los canales 2 (antiguo Radio Caracas Televisión), el canal 4 (Venevisión) y el 10 (Televen) se fueron a negro, lo que generó mayor zozobra en la población. En la calle seguían los enfrentamientos y empeoraban al transcurrir las horas.

Se concretó el golpe, Chávez fue sacado del poder

Aproximadamente a las 10 de la noche se interrumpió la señal del canal oficial, Venezolana de Televisión, y comenzaron a transmitirse informaciones señalando que el presidente Hugo Chávez estaba fuera del poder.

Esa noche del 11 de abril, el Presidente fue detenido y trasladado inicialmente al Fuerte Tiuna. Estos actos suscitaron las protestas de miles de ciudadanos, hubo disturbios y saqueos de negocios. Centenares de simpatizantes de Chávez se lanzaron a las calles, y con apoyo de militares, iniciaron el movimiento para devolverle al país el Presidente legítimamente electo.

Mientras tanto en el Palacio de Miraflores ya había movimiento de un gobierno de facto. Pedro Carmona Estanga se autoproclamaría Presidente Interino, en pleno desconocimiento del orden socio político y jurídico del país.

Decreto de Carmona

En la madrugada del 12 de abril Pedro Carmona asumió la presidencia de facto y se autoproclamó mediante la implementación del llamado Decreto Carmona.

Dicho decreto consistió, fundamentalmente, en la derogación de la Constitución de 1999, la cual había sido aprobada por mandato del pueblo en ejercicio de su Poder Constituyente con 3 millones 301 mil 475 votos a favor del Sí, equivalente al 71,78% del electorado.

En el mismo decreto de Carmona se derogaron las 49 leyes que habían sido decretadas por Chávez en el marco de la Ley Habilitante. Estas leyes fueron el detonante del golpe, tras haber sido rechazadas por quienes lideraban la industria petrolera y las empresas privadas, quienes mantuvieron en paro al país por más de mes y medio.

Foto: AVN

¿Qué más hizo el Carmonazo?

Disolvió todos los poderes públicos, cambió el nombre del país a “República de Venezuela”, creó un consejo consultivo de 35 integrantes asesor del presidente, se facultó para remover autoridades electas en la escala nacional, estatal y municipal y puso fin al convenio de cooperación con Cuba.

Los sucesos del 11 de abril serán recordados en la historia política de Venezuela como un hecho inédito que tambaleó al proyecto de gobierno de Hugo Chávez y que marcó el devenir de su revolución, política de gobierno que hoy sigue siendo rechazada por más de 7 millones de venezolanos.

Conozca a los principales actores del 11-A

Civiles y militares participaron. Unos con mayor contundencia y responsabilidad que otros, algunos tantos fueron juzgados en el país, otros optaron por el exilio. Quienes fueron fieles a Chávez ocupan hoy importantes cargos en el Gobierno.

Los civiles:

Alfredo Peña, periodista y político que apoyó la candidatura presidencial de Chávez en 1998. En 1999 fue nombrado ministro de la Secretaría de la Presidencia. Fue Constituyente en la misma fecha y un año después electo Alcalde Mayor. Durante el 11 de abril se mantenía en el cargo pero haciendo oposición al Gobierno Nacional. Fue quien ordenó el cierre del canal Catia TV. En 2004 se fue a vivir a Miami, Estados Unidos.

Foto: AFP

Patricia Poleo, periodista. Fue candidata en el gobierno de Carmona para dirigir el Ministerio de Comunicación e Información. Fue acusada en un tribunal militar por incitación a la rebelión y por difamación de la Fuerza Armada Nacional. En 2006 el Ministerio Público la señaló como la autora intelectual en el asesinato del fiscal Danilo Anderson. Está residenciada en Estados Unidos, desde donde mantiene oposición política activa.

Alberto Quiróz Corradi, experto petrolero, directivo empresarial y político. Integró la llamada Coordinadora Democrática por dos años, entre 2002 y 2004, año en el que fue imputado por el decreto de Carmona pero en 2008 quedó libre de cargos. Fue candidato del gobierno de facto para ser ministro de Energía y Minas, actualmente es asesor de la MUD.

León Arismendi, fue el candidato para el Ministerio de Planificación. Es dirigente gremial y asesor de la CTV. Estuvo en la lista de imputados por el caso del fiscal Danilo Anderson. El TSJ le prohibió la salida del país y actualmente ejerce como profesor en la UCV.

Foto:Noticias24

Cecilia Sosa, abogada y ex presidenta de la Corte Suprema de Justicia. Fue la postulada para ser la vicepresidenta del Gobierno de Carmona Estanga, fue señalada por Carmona como redactora del decreto, situación que la llevó a ejecutar una demanda por difamación continuada en contra del ex presidente de Facto. En 2005 fue imputada por conspiración y rebelión, pero su causa fue sobreseída en el 2008. Se lanzó como candidata a las primeras de la MUD, pero declinó.

Orlando Urdaneta, actor venezolano. Durante el 11 de abril estuvo presente en la Comandancia del Ejército como coordinador del manejo y cobertura mediática de los hechos. Está exiliado en Estados Unidos, mantiene un bajo perfil pero sigue activo en la oposición.

Foto: AVN

Pedro Carmona Estanga, ex presidente de Fedecámaras. Duró 48 años como Presidente de Venezuela tras el golpe de Estado. Tuvo arresto domiciliario hasta el 23 de mayo de 2002, burló la vigilancia de la Disip para pedir asilo en la embajada de Colombia. Actualmente vive en Bogotá y dirige el Instituto de Hidrocarburos, Energía y Minería en la Universidad Sergio Arboleda de Bogotá.

Daniel Romero, fue quien dio lectura al decreto de Carmona Estanga. Fue apresado temporalmente el 13 de abril y luego dejado en libertad. Más tarde ese mismo año 2002, fue convocado en calidad de imputado por la Fiscalía General, pero no se presentó. En 2005 se dictó una orden de captura en su contra, la cual se mantiene vigente. Está residenciado en Estados Unidos, es empresario.

Carlos Ortega, fue presidente de la CTV. Encabezó las protestas previas a los sucesos del 11 de abril de 2002, fue uno de los líderes del paro nacional. Costa Rica otorgó y revocó su asilo en 2003. Volvió al país clandestinamente y fue detenido en 2005. Recibió condena por 16 años tras haber sido acusado por rebelión e instigación para delinquir. Estuvo preso en la cárcel de Ramo Verde pero escapó en 2006. Está exiliado en Perú desde 2007.

Manuel Cova, abogado. Fue secretario general de la CTV y candidato a la Vicepresidencia del gobierno de Carmona.

Foto: EFE

Monseñor Baltazar Porras, fue presidente de la Conferencia Episcopal Venezolana. Fue el interlocutor del Gobierno de facto, es arsobispo de la Arquidiócesis de Mérida, es vicepresidente del Consejo Episcopal Latinoamericano.

Eliecer Otaiza, actualmente es concejal del municipio Libertador. Participó en el 2002 en la retoma del Palacio de Miraflores. Fue constituyente en 1999, director de la Disip, presidente del Instituto Nacional de Tierras y coordinador general del Terminal de La Bandera.

Iván Simonovis: En 2011 era el Secretario de Seguridad Ciudadana. Acusado por complicidad en los hechos del 11 de abril. Vinculado al alcalde de Caracas Alfredo Peña. Continúa preso en la cárcel de Ramo Verde. Tiene sobre sus hombros la pena máxima.

Foto: Reuters

Henrique Capriles Radonski: Es el actual Gobernador del estado Miranda. En 2002 era alcalde del municipio Baruta y fue acusado por haber participado en un ataque contra la embajada de Cuba que encabezaron cientos de opositores por la alianza de ese país con el gobierno de Chávez. Fue juzgado y absuelto en dos ocasiones por esos hechos. Ha sido candidato presidencial en dos ocasiones, frente a Chávez en 2012 y frente al actual mandatario, Nicolás Maduro, en las que ha sido derrotado.

Richard Peñalver: Estuvo presente en puente Llaguno. Era concejal del municipio Libertador. Fue imputado y absuelto por “uso indebido de arma de guerra e intimidación pública”. Hoy es concejal metropolitano y dirigente del Psuv.

Juan Barreto, fue alcalde Mayor electo en el 2004. Fue director de la Oficina Central de Información de la Presidencia, del Correo Presidencial y de la Agencia de Noticias del Estado, que para entonces se llamaba Venpres. Actualmente dirige el partido pro gobierno Redes.

Foto:Noticias24

Isaías Rodríguez, abogado y ex fiscal general de la República hasta el 2007. Fue quien convocó una rueda de prensa el 12 de abril para ratificar el golpe de Estado contra Chávez. Se encargó de las investigaciones posteriores a los sucesos del 11 de abril. En 2010 se autopostuló para magistrado del TSJ, fue embajador en España y representante diplomático del gobierno venezolano en Italia.

José Vicente Rangel: abogado, periodista y político. Fue el consejero de Chávez para que no renunciara a su cargo de Presidente. Era para entonces el ministro de la Defensa. Fue designado Vicepresidente de la República en 2002, cargo que ocupó hasta el 2007. Hoy conduce el programa televisivo José Vicente Hoy, que transmite Televen.

Los militares. Activos y retirados

Efraín Vásquez Velasco: Comandante general del Ejército, se rebeló contra el gobierno de Chávez, pero luego rechazó la juramentación de Carmona en la presidencia. El TSJ lo declaró inocente en agosto de 2002, tras desestimar la tesis de golpe de Estado. Esta sentencia fue anulada por el propio TSJ en 2005. Actualmente vive fuera del país.

Foto:AFP

Lucas Rincón: Ocupaba la Inspectoría General del Ejército. La madrugada del 12 de abril anunció en la TV la renuncia al poder de Chávez por petición militar. Pasó a retiro y desde 2006 es embajador de Venezuela en Portugal.

Raúl Isaías Baduel: Comandaba la Brigada de Paracaidistas en Maracay, estado Aragua. No reconoció a las autoridades transitorias y encabezó la resistencia de los sectores militares leales a Chávez que lo restituyeron en el poder.

En 2006 fue designado ministro de Defensa pero en 2007, tras retirarse del cargo, rompió con el chavismo por estar en contra de la reforma constitucional promovida por Chávez y por la Asamblea Nacional, y el 2 de abril de 2009 lo arrestaron por sospecha de corrupción presentada por la Fiscalía de la República. El 7 de mayo de 2010 fue condenado a casi 8 años de cárcel por “apropiación indebida de 30 millones de bolívares y 3,9 millones de dólares” durante su gestión como ministro de la Defensa. Hoy paga su condena en una celda de Ramo Verde.

Carlos Alfonso Marínez: Inspector General de la Guardia Nacional, fue uno de los primeros oficiales en pronunciarse en contra del Presidente el 11 de abril. Lo juzgaron, condenaron y declararon inocente después de 22 meses detenido. En 2007 lo imputaron por participar en la toma de la plaza Altamira. Él y otras 39 personas fueron sobreseídas por la Fiscalía.

Foto:El Carabobeño

Guaicaipuro Lameda: General de brigada retirado. Ex presidente de Pdvsa. Fue uno de los líderes de la marcha del 11-A. Carmona le asignó la presidencia de Pdvsa. Fue imputado por el Ministerio Público como uno de los firmantes del “Carmonazo” por el presunto delito de rebelión civil, por el que tuvo prohibición de salida del país. En 2008 quedó libre de cargos. Actualmente tiene una empresa de comunicaciones.

Francisco Belisario Landis: General de división y comandante de la Guardia Nacional, se mantuvo leal a Hugo Chávez. Dice haber acompañado al general Lucas Rincón a Fuerte Tiuna durante el golpe del 2002. Ex embajador en República Dominicana de 2002 hasta 2009, también actuó como Viceministro de Seguridad Ciudadana. Actualmente vive en Anzoátegui y es miembro del Psuv de ese estado.

Rafael Damiani Bustillo: Era el general de división de la Guardia Nacional que figuraba como posible ministro de Interior y Justicia para el gobierno de Carmona Estanga. Estuvo prófugo en República Dominicana y Puerto Rico. Actualmente pesa sobre él una orden de aprehensión de parte del Ministerio Público venezolano.

Néstor González González: Está solicitado por la justicia venezolana desde el 2006 por el delito de rebelión, pues participó en los eventos de la plaza Altamira. En 2010 se encontraba en España y ahora está residenciado en Costa Rica, desde donde produce un programa radial. Fue el funcionario que le exigió a Chávez que se quitara el uniforme militar.

Enrique Medina Gómez: General del Ejército que en 2002 era el agregado militar de la Embajada de Venezuela en Washington. Fue el militar que presionó la entrega de Chávez amenazando con bombardear Miraflores .Participó en la toma de la plaza Altamira, por lo cual fue imputado por rebelión militar. En 2003 el Departamento de Estado, de EEUU, le anuló la visa. Hoy se encuentra exiliado en Costa Rica.

Carlos Molina Tamayo: Contralmirante de la Marina venezolana, ex asesor de seguridad nacional del presidente Hugo Chávez y ex director de Armamento Militar. Se alzó contra Chávez en febrero de 2002. Recibió la baja y se unió al movimiento que pidió la renuncia del Presidente. Carmona lo nombró jefe de la Casa Militar. Se refugió un tiempo en la casa de la encargada de negocios de El Salvador, en Caracas.Actualmente está residenciado en España.

Foto: Prensa Miraflores

Jacinto Pérez Arcay: Es militar, historiador, asesor y maestro de Hugo Chávez en sus tiempos de cadete. En octubre de 2007 retornó a las filas del ejército al ser ascendido a General de División por el mismo Chávez. A sus 80 años ascendió a Mayor General de la Fuerza Armada Nacional Bolivariana. Estuvo presente en el funeral de Chávez, donde leyó un emotivo discurso.

Héctor Ramírez Pérez: Vicealmirante y Jefe del Estado Mayor de la Armada. Considerado uno de los planeadores del golpe del 11 de abril. En el mismo año 2002 fue absuelto de culpa por el TSJ. Actualmente vive en Costa Rica y tiene una orden de captura en su contra.

Francisco Usón: General de brigada retirado y ex ministro de Finanzas. Presentó su renuncia la noche del 11 de abril. En 2004 es acusado de injuria a la Fuerza Armada y estuvo preso por 3 años y 6 meses. En 2009 la Corte Interamericana de Derechos Humanos dictó una sentencia a su favor y condenó al Gobierno de Venezuela. Vive en Caracas y trabaja en una empresa privada.

Manuel Rosendo: General retirado. Fue jefe del Comando Unificado de la Fuerza Armada Nacional. Su actuación en los sucesos de abril es recordada por desobedecer a Chávez tras la orden de activación del Plan Ávila; por solicitarle la renuncia y por acompañarlo de Miraflores a Fuerte Tiuna. En octubre de 2002 es dado de baja. Actualmente vive en España.

Efraín Vásquez Velasco: General de división y comandante del Ejército. Fue uno de los líderes del levantamiento militar contra Chávez, sin embargo, el 13 de abril se deslindó del interinato de Pedro Carmona Estanga. Fue absuelto por el TSJ en agosto de 2002. Actualmente vive en España y está incluido en el grupo de militares solicitados por la Fiscalía General de la República.

Por: Mariana Serrano García/Departamento de investigación/Noticias24