X

Venezuela

Fondo de Población de la ONU: «Ninguna mujer debe ser víctima de violencia»

Caracas, 23 Nov. AVN.- «Ninguna mujer merece ser víctima de violencia. En una sociedad como la nuestra no hay cabida para la agresión», puntualizó Morelba Jiménez, coordinadora del Componente de Igualdad y Equidad de Género del Fondo de Población de las Naciones Unidas (UNFPA), en Venezuela.

Su señalamiento lo hizo en el Hemiciclo Protocolar de la Asamblea Nacional (AN), donde este miércoles se efectuó el acto con motivo del quinto aniversario de la promulgación de la Ley Orgánica de los Derechos de la Mujer a una Vida Libre de Violencia.

Hizo una exposición denominada Rompiendo el silencio, en la cual aludió una investigación de Naciones Unidas llamada Invertir en violencia de género, cuya premisa es el fortalecimiento de las instituciones con la obligación de hacer seguimiento a la aplicación de la ley contra violencia de género y otras instancias de organización popular que deben vigilar que el instrumento se cumpla.

Llamó a involucrar a medios de comunicación e instituciones educativas para reforzar la difusión de mensajes sobre la no violencia y no discriminación entre hombres y mujeres.

Subrayó que hay que llevar a las féminas a romper el silencio para que hagan las denuncias en caso de ser víctimas de violencia.

Por su parte, Haydee Martínez, coordinadora nacional de ONU Mujeres, Agencia de las Naciones Unidas para la Igualdad de Genero y el Empoderamiento de las Mujeres apuntó que la violencia contra el sexo femenino en América Latina y el Caribe se traduce aún en la presencia de una cultura de desigualdad de oportunidades.

No obstante, subrayó que Venezuela forma parte del grupo de países que adoptó un instrumento en este tema, al promulgar en 1998 la Ley sobre la Violencia contra la Mujer y la Familia, «y para ese momento, a parte del Estado venezolano, sólo Honduras y Ecuador tenían legislaciones específicas en este tema».

Hoy, Venezuela cuenta con la ley orgánica que tipifica 19 delitos de violencia de género, que incluyen la violencia física, sexual, psicológica y obstétrica, ésta última en referencia al maltrato a la la mujer cuando va a parir.

Citó el artículo 19 de la Constitución, que declara y establece la garantía del Estado en el goce y ejercicio irrenunciable, indivisible e interdependiente de los derechos humanos, su respeto y garantía como obligatorios para los órganos del poder público, así como los tratados de derechos humanos suscritos por la República.