X

Venezuela

Iglesia católica beatificó este sábado a la Madre Carmen Rendiles

Foto: Cortesía El Carabobeño

(Caracas, 16 de junio. Noticias24).- Este sábado la Madre Carmen Rendiles fue proclama como Beata por el Vaticano, convirtiéndose en la tercer devota venezolana beatificada junto a la Madre María de San José y la Madre Candelaria de San José.

El acto celebrado en el Estadio Universitario de Caracas y liderado por el Cardenal Angelo Amato, Prefecto de la congregación para la Causa de los Santos y en representación del Papa Francisco, fue el encargado de la declaración de la Madre Carmen, luego de recibir de manos del Cardenal Jorge Urosa Savino, la petición formal de beatificación –Como parte del protocolo religioso– en un acto solemne, esperado con fervor por devotos católicos y miembros de la Congregación de las Siervas de Jesús de Venezuela.

Lea tambien En fotos: así se vivió la beatificación de la Madre Carmen Rendiles en Caracas

«Decretamos que la venerable sierva de Dios, María del Morten Carmelo Virgen, en el mundo llamada Carmen Elena Rengiles Martínez, fundadora de las Hermanas Siervas de Jesús, quien siguiendo plenamente la voluntad divina, vivió con fidelidad ejemplar la consagración religiosa, sirviendo a los miembros de su comunidad y a los sacerdotes. A partir de ahora en adelante será proclamada con el nombre de Beata», reza parte de la carta de las Letras Apostólicas, leída por el enviado del vaticano Amato.

El documento religioso firmado por el Papa Francisco, indica que cada 9 de mayo se celebrará en honor a su memoria, por ser el día en el que fue glorificada en el cielo.

La carta que certifica la beatificación de la Madre Carmen Rendiles fue entregada por el Cardenal Amato a la superiora de los Siervos de Jesús, hermana María Eugenia Noreña y a la vicepostuladora de la Causa, Hermana Rosa María Río.

Lea tambien El Milagro de la Madre Carmen Rendiles que la llevará a su beatificación el próximo 16 de junio

«La Madre Carmen fue hasta el final una mujer fiel a su consagración religiosa. Se mantuvo fiel en el propósito de ser santa. Su fe era profunda, íntegra, autentica y madura», expresó el enviado por el santísimo Padre, durante la misa en su honor.

En la ceremonia que será oficiada, el Cardenal Ángelo Amato, estuvo acompañado de los cardenales, obispos, arzobispos, sacerdotes y diáconos de la iglesia católica.

El milagro

Según el testimonio presentado a la comisión investigadora que llevaba la causa de la Madre Carmen, en mayo del año 2003, la doctora cirujana Trinette Duran de Branger se encontraba practicando una operación en el Hospital Miguel Pérez Carreño de Caracas. Durante la cirugía, un cable sin protección se desprendió de la mesa quirúrgica, alcanzando el brazo de la galena, lo que le ocasionó una fuerte descarga eléctrica que quemó su guante y afectó tres dedos de su mano.

A partir de ese momento la doctora Branger padeció de fuertes e incesantes dolores y una posterior inmovilidad en el miembro y los dedos. Luego de más de dos decenas de visitas a diversos facultativos, sin encontrar solución a la afección, se le recomendó a Branger practicarse una operación para mejorar su calidad de vida.

Lea tambien Iglesia católica beatificó este sábado a la Madre Carmen Rendiles

Previo a la cirugía, que estaba pautada para el 18 de julio de ese mismo año, la paciente decidió acercarse a la capilla del Colegio Belén que atienden las Hermanas de la Congregación Siervas de Jesús, y lugar en el que yacen los restos de la Madre Carmen, para orar por la sanación de su brazo.

Una vez allí, la religiosa María San Luis, hermana de sangre de Madre Carmen, se acercó a Branger y le preguntó la razón de su visita y luego la invitó a una habitación, en la cual Madre Carmen descansaba en vida.

El testimonio de Branger cuenta que en esa sala observó un cuadro de la religiosa del cual repentinamente surgió un rayo de luz que entró por su cabeza y recorrió su brazo, hecho que le ocasionó la pérdida del conocimiento por unos instantes.

Al despertar el brazo había sido completamente sanado, al punto que dejó de utilizar inmediatamente la férula y no tuvo que practicarse la cirugía pautada.

Fue el relato de la doctora y de sus médicos tratantes con los que se logró que el 19 de diciembre de ese mismo año, el Papa Francisco anunciara la beatificación de la religiosa, quien desde el 9 de marzo de 1995 inició el proceso de canonización que fue reconocido en el año 2013, cuando el máximo representante de la iglesia católica le otorgara el título de Venerable por sus «virtudes heróicas».

Una vida de entrega

Carmen Elena Rendiles Martínez nació en Caracas el 11 de agosto de 1903. Fue criada en un hogar de profundas raíces y prácticas cristianas.

Desde muy corta edad mostró afinidad por la vida religiosa, sin embrago, por haber nacido sin el brazo izquierdo, sufrió rechazo en varias congregaciones, pues para la época las discapacidades físicas eran vistas como una limitación.

En 1927 logró entrar a la Congregación francesa de las Hermanas Siervas de Jesús y años más tarde fue trasladada al país galo donde se encargó de las aspirantes a novicias.

En 1965 como Madre General fundo la Congregación del mismo nombre, independiente de las siervas de Jesús de Francia, etapa en la que fundo varios colegios y casas en Carcas y el interior del país.

Llevó una vida de total entrega a su trabajo religioso, siguiendo al pie de la letra los votos que hizo al ordenarse como religiosa. Y fue una líder para las hermanas a su cargo.

Rendiles falleció el 9 de mayo de 1977 a causa de una gripe. Sus restos fueron sepultados en la iglesia del Colegio Belén donde también se levantó para ella un pequeño museo que guarda y exhibe sus pertenencias.

Beatas de Venezuela

Esta será la tercera beatificación de una religiosa venezolana y la primera de una caraqueña en la historia de la iglesia católica, luego de las celebradas para la Madre María de San José, nacida en Choroní, estado Aragua el 7 de mayo de 1995 y de la Madre Candelaria de San José, oriunda de Altagracia de Orituco, estado Guárico, y beatificada el 7 de abril de 2008.

Venezuela espera también por la beatificación del «médico de los pobres», el Siervo de Dios, José Gregorio Hernández, quien ostenta el título de Venerable, otorgado por el Papa Juan Pablo II el 16 de enero de 1986.

De acuerdo con los procedimientos de la iglesia católica, la beatificación es un paso previo a la canonización, que es el nombramiento final de Santo o Santa. Es el reconocimiento oficial de las autoridades religiosas para el culto a una persona que ha sido ejemplo en vida debido a ciertas virtudes que se consideran ejemplares dentro de los cánones del cristianismo.

Esta investigación debe ser refrendada por una comisión de expertos en el Vaticano, quienes además deben certificar al menos un milagro realizado por el aspirante a ser exaltado para la beatificación, y un segundo milagro para llegar a la canonización.

Con información de AVN