X

Venezuela

Nuestra Señora del Rosario de Chiquinquirá bajó para encontrase con sus feligreses

Foto:Notitotal/Referencial

(Caracas, 27 de octubre. Noticias24).-Cientos de feligreses se concentraron este sábado frente a la Basilica de Nuestra Señora del Rosario de Chiquinquirá, conocida como La Chinita a la espera de su tradicional bajada.

Lea También: En fotos: Así se desarrolló la bajada de La Chinita este sábado

Ante esto el gobernador del Zulia, Omar Prieto, informó el despliegue de dos mil funcionario policiales y militares para el resguardo de la seguridad de los feligreses durante el acto religioso, que se llevó a cabo con una solemne eucaristía en honor a la patrona del estado zuliano.

La celebración de la eucaristía de la Reliquia de la Virgen de Nuestra Señora de Chiquinquirá se llevó a cabo en los espacios dedicados a la patrona eclesiástica, en la Basílica y la plazoleta de la Virgen de Chiquinquirá, donde se congregaron cientos de feligreses zulianos y del resto del país, según informó el gobernador en varios mensajes publicados en su cuenta de Twitter.

Por otro lado,Prieto, invitó al pueblo zuliano y venezolana sumarse a este encuentro,cuya procesión se realiza el 18 de noviembre de cada año y es considera una de las más grande de latinoamérica después de la virgen de Guadalupe en México y La Divina Pastora en el estado Lara.

“Nos sumamos a la invitación del Padre Nedward Andrade, Párroco de la Basílica de Nuestra Señora de Chiquinquirá para que propios y visitantes, en un mismo sentimiento de alegría y devoción, vayan al encuentro con la Patrona de los zulianos!”,escribió el gobernador.

Amén, Pdte. @NicolasMaduro aquí estamos esperando con ansías ese momento hermoso de reencuentro divino entre La Virgen Morena y su feligresía!

Aparición de La chinita una historia de devoción y fe

La historia popular reza que la Chinita apareció en el año 1709, cuando una humilde lavandera de nombre María Cárdenas, encontró una pequeña tablita a sus orillas; la recogió y llevó a su casa, donde la utilizó como tapa de una tinaja de agua. Existe la creencia de que esta tablita pudo haber caído de algún barco que surcaba nuestras aguas.

El 18 de noviembre, cuando la mujer estaba colando café, se percató que en la tablita había una Virgen, por lo que la colocó colgada en la pared. Luego de un rato escuchó unos golpes como si alguien estuviera llamando. Se acercó para ver lo que sucedía y quedó asombrada ante el brillo que emanaba la imagen de Nuestra Señora de Chiquinquirá.

Tras la conmoción gritó ¡Milagro! ¡Milagro! Los vecinos acudieron a la casa de la señora y corroboraron la existencia de la sagrada imagen.