X

Venezuela

Por no tener Bs. 5 mil le desfiguraron la cara a su hijo de dos años

Un vendedor de periódicos pasó la noche más amarga de su vida cuando varios sujetos irrumpieron en su vivienda para robarle Bs. 5 mil y por no disponer de ellos desfiguraron la cara de uno de sus hijos y le reventaron el tímpano al otro. El hecho se registró este miércoles en Maracaibo, estado Zulia.

Los delincuentes, quienes pertenecen a una banda denominada “Los Chatarreros”, entraron en la vivienda de Jesús (nombre ficticio) y le exigieron al vendedor que les entregara una suma de Bs 5 mil a cambio de perdonarle la vida y dejarlo vivir en paz con su mujer y sus hijos. Al ver que el hombre no contaba con el dinero arremetieron contra él despiadadamente, golpeándolo, orinándolo y escupiéndole.

En una esquina de la vivienda se encontraran dos de los tres pequeños hijos de Jesús, quienes lloraban al ver cómo golpeaban a su padre. Ante esto los victimarios tomaron al mayor de los pequeños y lo arrojaron contra una cerca, lo que le produjo una herida en la cara de más de 10 cm a consecuencia de un corte con una lata, mientras que al otro pequeño se le reventó el tímpano a causa de los múltiples disparos que los sujetos lanzaron al aire.

Según reseñó el diario La Verdad, Jesús es vendedor de periódicos en el casco central de Maracaibo, diariamente le quedan de ganancia 300 bolívares fuertes, que apenas le alcanzan para comprar una bolsa de pan, un “polo” de mantequilla para la cena y el almuerzo para el día siguiente. Tiene tres niños: uno de dos años, otro de un año y una bebé de 15 días de nacida.

“El ‘Juanga’, líder de los “Chatarreros”, junto a sus compinches el ‘Bebe’ y el ‘Pitiguéi’, se me metió en la casa y como les dije que no tenía los cobres, me llevaron al patio, me arrodillaron, me patearon, me escupieron, me orinaron. Les supliqué que me perdonaran y que me dieran tiempo pa’ reunir los cobres, pero qué va, el pago pa’ ellos fue desgraciarles la vida a mis niños”, declaró la víctima.

Los azotes aún no han sido capturados, mientras que Jesús tuvo que mudarse muy lejos de de Altos de Milagro Norte (lugar donde ocurrieron los hechos) para poder sobrevivir y escapar así de los maleantes.

Con información de La Verdad