X

Venezuela

Farith Fraija analiza los datos de las últimas encuestas: ¿Qué escenarios se plantean?

Foto: Carmen Sanz/Archivo

Farith Fraija Norwood, en su columna de este miércoles, analiza los resultados que han arrojado algunas ecuestadoras, tanto de oposición como pro Gobierno, las cuales reflejan un porcentaje elevado de aceptación a la gestión del Presidente, Hugo Chávez.

En consecuencia, plantea dos posibles escenarios que podrían generar estos números en ambos grupos políticos.

«Uno de los escenarios referidos a lo que puede causar en la oposición, es la desmotivación y frustración. En cuanto a los partidos y movimientos que apoyan al presidente Chávez, puede generarse un ‘achinchorramiento’ y exceso de confianza», afirma Fraija.

A continuación la columna completa de Farith Fraija Norwood:

Las encuestas están a la orden del día. Cada vez son más los centímetros y minutos, en medios públicos y privados, que se dedican a la divulgación de los resultados de diversos estudios de opinión. En ellos, cada vez más resaltan el ascenso de la popularidad del Presidente Chávez y su impacto en las prospecciones electorales de cara a las presidenciales del 2012.

Los últimos resultados los dio a conocer IVAD y Datanalisis, los cuales asignan porcentajes elevados a la popularidad, tras un ascenso, en el caso de Datanalisis, luego de los «sorpresivos» 10 puntos porcentuales de aumento de la popularidad en el mes de julio. ¿Qué puede causar en la oposición y en los partidarios de Chávez tales resultados? Quisiera compartir con ustedes algunos posibles escenarios. Empecemos con la oposición y luego revisemos lo que puede causar en los pro-chavistas.

Frustración y desmovilización

Uno de los escenarios referidos a lo que puede causar en la oposición, es la desmotivación y frustración, las cuales pudiesen causar el descenso del interés por participar en las convocatorias opositoras, o sea, desde las concentraciones de calle hasta las primarias. Este tipo de reacciones caracterizaron el ambiente opositor luego de la derrota del referéndum de 2004 y las presidenciales de 2006, donde la dirigencia de la coordinadora democrática (hoy la MUD) «perdió la calle». Las movilizaciones de masa que caracterizaron los años anteriores, se disiparon en los esfuerzos por rearticular a una masa opositora que se diluía en la frustración. Aún, a pesar de tantos esfuerzos, no han podido recuperar la capacidad de movilización, a pesar de los resultados electorales de 2007 y 2010, que alientan y esperanzan a la oposición, aunque sean reacciones epilépticas de un apoyo electoral que se ha comportando fluctuante.

Movilización bajo riesgo de derrota

Otro de los escenarios, es el caracterizado por la movilización bajo el riesgo de peder, como ha sido considerado, «la última oportunidad de la oposición para salir de Chávez». Podemos señalar como antecedentes los resultados de 2007, donde la oposición desarrolló una estrategia que logró calar entre el elector la idea de «si se aprueba la reforma constitucional se instalará el comunismo en Venezuela y se eliminará la propiedad privada». La reacción fue efectiva, y el chavismo perdió la oportunidad de aprobar un conjunto de reformas que hubiesen recortado el camino hacia la profundización del socialismo bolivariano.

Achinchorramiento y aflojo en la estrategia electoral

En cuanto a los partidos y movimientos que apoyan al presidente Chávez, puede generarse un exceso de confianza y un «achinchorramiento», causando un descuido en el desarrollo de las estrategias de campaña, y el consecuente fenómeno de abstenerse por considerar que el voto del elector no va a cambiar los resultados que se lleguen a considerar irreversibles. A causa de la extrema confianza, en nuestro país, se ha perdido hasta la República. Podemos atribuirle esta causa al revés electoral en 2007 por parte de los partidarios del PSUV, de los cuales, tanto los electores como la dirigencia, se confiaron excesivamente.

Incremento de la confianza y alta movilización

Contrario a lo anterior, puede provocarse en el PSUV y movimientos afectos al presidente Chávez, una valoración positiva de las estrategias políticas desarrolladas hasta el momento, y el despliegue de acciones acertivas que impliquen mayores desafíos. Todo dependerá de la lectura que se hagan de los estudios divulgados y sobre todo, de la comunicación política. El propio Hugo Chávez en varias oportunidades ha alertado sobre el primer escenario planteado y ha solicitado mayor organización y movilización. Incluso, en medio del análisis de algunas encuestas, anunció la creación del Gran Polo Patriótico, con lo que deja claro que se prentende evitar el exceso de confianza, y seguir avanzando en mayores niveles de organización y movilización política.

Sabemos que queda menos de un año para las elecciones, y los pronósticos de hoy pueden cambiar significativamente en el transcurso del tiempo. Son muchas las cartas que los jugadores no han dejado ver aún, y algunas de ellas dependen de procesos políticos venideros. Sin embargo, la divulgación de encuestas donde cada vez más el Presidente se muestra fortalecido, incidirá en ambos sectores políticos. Hasta ahora, lo que se ha notado dentro de la oposición es una incredulidad ansiosa así como el descrédito de la fuente. En los sectores pro-gobierno, se ha recibido con beneplácito y jolgorio tales resultados, siendo menester afimar que los estudios de opinión cayeron, lamentablemente, en los terrenos de la polarización.

Les agradezco nuevamente los comentarios y reflexiones que comparten a través del correo enlapolitica@gmail.com, y por la cuenta twitter @farith15, donde quedo a su total disposición.

«¿A QUIEN FAVORECE TANTO OPTIMISMO EN LOS ESTUDIOS DE OPINIÓN?»
Por: Farith Fraija Norwood