X

Venezuela

La lucha del venezolano por comer «un menú balanceado»

Foto: Archivo. Noticias24

Según un reporte del diario El Tiempo, la mayoría de los venezolanos por el apuro de llegar temprano a sus sitios de trabajo descuidan su alimentación y no tienen una dieta balanceada, es por ello, que opta en almorzar en sitios de comida rápida perjudicando así su salud.

Según un estudio de la Universidad de Londres publicado por British Journal of Psychiatry, señaló que abusar de alimentos procesados, como los ofrecidos por las cadenas de comida rápida, implica un riesgo 58% mayor de caer en depresión.

A continuación parte de la nota que reseña el rotativo regional:

El reloj suena a las 5:00 am y comienza la carrera. De la cama al baño y de allí a la cocina a realizar malabares entre ollas y sartenes. Unos minutos para desayunar y otros tantos para arreglarse antes de salir a la lucha contra el tráfico.

Una mañana como esa es el reflejo de la que viven muchos trabajadores. Y es que la zona norte del estado Anzoátegui ya copia el atropellado ritmo de vida de la convulsionada capital del país, Caracas.

Consecuencia de esto, la elección del menú diario para el almuerzo puede verse descuidada por el apuro. Y por una cuestión de rapidez y también de precios, los establecimientos de comida rápida son los que salvan la situación.

“Yo a diario como en la calle porque no tengo el tiempo de preparar comida antes de salir al trabajo. Por lo general, intento buscar menús apropiados, lo más sanos posible, pero por cuestión de practicidad y economía son muchas las veces que termino en sitios de comida rápida”.

Así lo explica Carlos Guerra, quien reside en la capital del estado, Barcelona, pero debe trasladarse a diario a la ciudad de Puerto La Cruz donde está su trabajo.

Reconoce los efectos nocivos de esa clase de alimentación en su salud, pero considera que de otra forma no llegaría a tiempo a su oficina.

Batalla contra la chatarra

Un estudio de la Universidad de Londres publicado por British Journal of Psychiatry, señaló que abusar de alimentos procesados, como los ofrecidos por las cadenas de comida rápida, implica un riesgo 58% mayor de caer en depresión.

En contraste, consumir más frutas, verduras y pescados puede conducir a una reducción de esa tendencia hasta 26%.

La doctora Almudena Sánchez, de la Universidad de Navarra, señala que la conocida comida “chatarra” tiene un alto valor energético, pero no nutricional.

“Contienen grasas hidrogenadas que aumentan la sensación de pesadez y la lentitud de la digestión. Son malas desde el punto de vista fisiológico y también mental”.

Según el nutricionista Leonardo Bravo, quien tiene su consulta en Puerto La Cruz, la consecuencia más inmediata de una mala alimentación, como la obtenida con la comida chatarra, es la obesidad.

Cuestión de elección

Nutricionistas como la española Elena Merino sugieren que la dieta diaria debe aportar al organismo de 50 a 60% de carbohidratos, entre 15 y 20% de proteínas y alrededor de 30% de grasas saludables.

“Además, hay que recordar que el menú no sólo debe ser equilibrado, sino ajustado a las necesidades calóricas según la edad, el sexo, el tipo de trabajo y otros factores como el tiempo dedicado al ocio”, explica la especialista.

Para leer la nota completa pulse aquí