X

Venezuela

Entrevista exclusiva a Pompeyo Márquez: “Antes la muerte que una nueva dictadura”

Video: Noticias24

(Caracas, 11 de marzo – Noticias24) La historia, o al menos uno de sus rostros sigue vivo, camina y hoy está a solo meses de sus noventa años: Pompeyo Márquez es un hombre que transpira fuerza y carácter.

El cabello blanco, postura correcta es lo que resalta en un hombre curtido de lucha. Inició su actividad política – o al menos así lo recuerda—de una manera casi poética, y es que a los catorce años escuchó la frase: “Antes la muerte que una nueva dictadura”.

“Antes la muerte que una nueva dictadura, desde entonces marché –sin saberlo exáctamente– en favor de la libertad de prensa y hasta ahora estoy marchando”

Faltaban poco menos de 10 minutos para las dos de la tarde y un hombre fuerte, aunque pausado y sereno, tomó su puesto en el escritorio de una oficina llena de recuerdos y la pequeña sucursal de una gran biblioteca, que por la facilidad con la que cita frases de célebres escritores, se puede intuir que ha leído todos los textos, al menos los que allí reposan.

Un período que va desde el gobierno de Juan Vicente Gómez hasta el de Marcos Pérez Jiménez influyeron de alguna manera en las convicciones de aquel Santos Yorme, luchador al frente de una línea insurreccional, a quien hoy conocemos como Pompeyo Márquez.

Escuche la entrevista a continuación:

[audio:http://bitcast-a.bitgravity.com/24noticias/1202/radio/20120220-Entrevista-PompeyoMarquez.mp3]

El 23 de enero de 1958, Márquez ya tenía 36 años y unos 20 de lucha clandestina por sacar adelante a una Venezuela donde “no había unidad ni voluntad de victoria” con un Pérez Jiménez que sumió al país “en el terror más profundo”.

Foto: Orlando Hernández

Con la fuerza con la que un guerrero habla de su contrincante, recuerda a Pedro Estrada como el Chacal de Guiria, y ese 1957 –recordando el ensayo de Simón Alberto Consalvi– “El año en que Venezuela perdió el miedo” y aquella mañana del 58 cuando Pompeyo narra con facilidad y orgullo lo que considera un rol fundamental por el trabajo de la democracia “todo eso modestamente –porque la modestia tiene sus límites– yo jugué un importante papel sobre todo en la construcción de la política de la unidad”.

Relató someramente su experiencia de la entrevista con Mao Tse Tung y los principales líderes del Partido Comunista Chino, destacando como interesante que todo ellos hablaban “contra el culto a la personalidad y cómo con la unión habían logrado la lucha antijaponesa (…) eso prendió en mi la idea de un gran frente que luego se cristaliza con la Junta Patriótica”.

Pompeyo Márquez luchó en la clandestinidad para derrocar la dictadura de Marcos Pérez Jiménez, y fue artífice de la Junta Patriótica

Por su lucha armada contra los gobiernos de Rómulo Betancourt y Raúl Leoni es apresado en 1964 y recluido en el cuartel San Carlos del que se fuga tres años después. Junto con Teodoro Petkoff y Guillermo García Ponte, lleva a cabo una de las fugas más célebres de la historia contemporánea de Venezuela –una película de nombre “El gran escape” los había inspirado– cavando un túnel desde un abasto cercano hasta su celda en el cuartel.

“Esa fue una de las actividades más importantes de mi vida”. Márquez rememoró el momento y calificó de fundamental la participación de Simón El Árabe (Nehemet Chagin Simón), quien alquiló un abasto al lado de la cárcel para poder cavar el túnel de salida, así como el importante papel de Socorro Negretti, primera esposa de Pompeyo.

Néstor López participó en la excavación, y después fue asesinado (por un funcionario del Servicio de Inteligencia de las Fuerzas Armadas), Antonio José Urbina fue uno de los organizadores de todo el aparataje de la fuga y Alonso Ojeda Lanchea desde la clandestinidad. “Fue una acción constante, perseverante, que tuvo que eludir momentos delicados de la situación política donde se paralizaba la excavación y finalmente con la ayuda de un gato hidráulico levantamos la baldosa del calabozo donde nos escapamos Guillermo, Teodoro y yo”.

Recordó al exguerrillero Douglas Bravo con quien mantuvo diferencias en cuanto a la formar de llevar la lucha política, Pompeyo aprovechó para dejar claro: “Yo no fui guerrillero, yo fui comisario político de un frente guerrillero”. Asimismo destacó el valor que para él representó esa amistad: “Con Douglas mantengo divergencias aunque eso no ha empañado nuestra amistad, como debe ser, para mí la amistad es un valor especial. Yo estuve en desacuerdo con su visión de lo que era el foco guerrillero”.

El principal error se ha convertido en el mejor exito

Foto: Orlando Hernández

Al hablar de la fundación del Movimiento al Socialismo (MAS), Pompeyo recuerda su lucha interna en la que rompe con el modelo socialista y camina en el proyecto socialdemócrata, abandonando los enfrentamientos armados que se vivieron durante los primeros años de la década de los años 60 y 70 ejercidos por PCV, desde entonces reconoce que la lucha armada fue su principal error.

“Yo rompo en 1970 con el partido comunista, a raíz de un debate ideológico de por qué fuimos derrotados en la línea insurreccional, que estimo ha sido uno de mis principales errores, participar en la línea insurreccional, así como considero uno de mis mejores exitos ser uno de los primeros en iniciar la pacificación de esa línea”.

Para Pompeyo, el MAS “fue una bocanada de aire fresco en el debate político, fue un experimento verdaderamente interesante desde el punto de vista ideológico, era la ruptura con el dogmatismo”, la ruptura con Cuba, la Unión Soviética y China, ideologías con las que hasta la época comulgaba. Ahora el MAS prometía ser esa salida socialista por la vía democrática, hecha a la manera venezolana.

Se paseó por la historia del partido y su lucha contra el utópico socialismo y citó a Voltaire diciendo: “No estoy de acuerdo con lo que dices, pero daría mi vida para que tu expresaras tus pensamientos”, para explicar lo que desde entonces considera su lucha por la democracia y el respeto a la disidencia.

El capítulo del MAS se cerró cuando por mayoría se decide apoyar la candidatura del 98 del ahora presidente de la República. “Aquellos que habíamos leído los papeles de Chávez, donde estaba todo el militarismo, el autoritarismo, nos opusimos a la candidatura y rompemos con el partido”; entre ellos Teodoro Petkoff, Freddy Muñoz, Sardi, Víctor Hugo de Paola, Eloy Torres y yo”, dijo Márquez.

Del 4 de febrero

“Nosotros condenamos el 4 de febrero en su momento y lo seguimos condenando, el colmo de los colmos es convertir una fecha como esa en una fecha patria”, dijo Pompeyo refiriéndose a la conmemoración de la revolución del 4 de febrero de 1992.

Calificó de manipulación “decir que el 4 del de febrero empezó una nueva historia y que después que Chávez llegó al poder fue que hubo patria, antes no había; eso es una manipulación infantil, ingenua que trata de buscar a gente ignorante o fanática para hacerle ver ese pedazo de historia”.

“Chávez se vanagloria describiendo cómo desde que entró a la Academia Militar dio lecciones de conspiraciones militares a todo aquel que entrara (…) y así como él entró con esas ideas, puede que más de uno lo este haciendo ahora, y lo digo sin ninguna intriga”.

“Venezuela no entrará en la modernidad, hasta tanto no cierre el ciclo de militares que reforman la Constitución a para perpetuarse en el poder”.

Para Márquez, “estamos en presencia de una involución histórica, y ante esto, la unidad nacional tendrá que hacerse presente y derrotar la pretensiones continuistas de este teniente coronel”.

Caldera no tiene la culpa de Chávez

Foto: Noticias24

“Los comunistas nos considerábamos seres superiores, que sabíamos como iba a marchar la historia, como iba a desembocar el derrumbe del capitalismo y la aparición del socialismo y todo eso es fanatismo” –y para Pompeyo “no hay ser más ridículo que un fanático”— yo rompí con eso, y empecé a apreciar como también se quiere el bien de Venezuela desde distintos ángulos, desde el socialdemócrata, desde el socialcristiano, desde el ángulo liberal, todos quieren el bien del país, y repito, uno no tiene el monopolio del patriotismo, ni de la justicia, ni de la honradez, ni del querer a Venezuela”.

Recordó el momento en el que Caldera le habló de la anulación de la causa del presidente Chávez: “Él me informó que iba a proceder al sobreseimiento de Chávez y los demás involucrado en el 4 de febrero, esa era una petición nacional. Cuando se le echa la culpa a Caldera de la presencia de Chávez, se olvida que todos los candidatos pedían la amnistía, los sectores sociales, los canales de televisión, la prensa. Caldera consecuente con su idea de la pacificación procedió al sobreseimiento de Chávez y sus compañeros”.

“Pero por supuesto que Caldera no es responsable que Acción Democrática haya lanzado como candidato a Alfaro Ucero, ni que COPEI lanzara a Irene Sáenz y que luego retiraran en la forma como los retiraron de la candidatura presidencial, aquello fue un chorro de votos para Chávez que le permitió la victoria del 98”.

El legado de Pompeyo Márquez

“Yo quisiera que se me recuerde como un luchador social, consecuente, perseverante, que tiene una sola línea de conducta desde los 14 años hasta el presente. Hay compañeros que dicen que yo nunca he cambiado, yo sigo siendo el mismo, sí yo sigo siendo el mismo desde el punto de vista de mis ideales”.

“De siempre partidario de los sectores más humildes, los más pobre, los sectores medios, he puesto toda mi actividad al servicio de ellos, pero sin lugar a duda el que no cambie en política cuando cambien las realidades es un verdadero estúpido” –para decir lo menos– aclaró.

“Yo quisiera que mi país enterrara por completo las autocracias militaristas, ese círculo vicioso que viene desde 1830 hasta el presente. Estoy a los noventa años y conservo vivo totalmente íntegro todo lo que tiene que ver con la defensa de los intereses populares y de los humildes”.

“Hay que entender que nuestras sociedades son complejas, eso de ricos contra pobres es una cosa verdaderamente ridícula, la sociedad venezolana es mucho más rica y compleja; no se conoce al país cuando trata de actuar de esa manera”.

“La velocidad de los acontecimientos es muy rápida y los cambios de la humanidad son muy grandes (…) quién iba a pensar hace dos años en la primavera árabe, que se iban a despertar esos pueblos e iban a tomar el camino de la democracia, ni los más sabios lograron imaginárselo”.

Pompeyo hizo una pausa que daba la impresión que habíamos terminado, cuando de repente citó a Goethe en su Fausto; “La teoría es gris amigo mío, pero el árbol de la vida es eternamente verde”.

Por Indira Guerrero / Noticias24
Edición y montaje: Raylí Luján / Noticias24
Edición y montaje de audio: Harold Martínez / Noticias24

Foto: Noticias24