X

Venezuela

Afirman que playa El Yaque está condenada a desaparecer

El agua se va acercando más y más, la marea alta amenaza con disminuir las dimensiones de la franja costera, sin poder detener su acción. Los habitantes del sector son testigos de la desaparición de la arena en el balneario de El Yaque.

Según publicó El Sol de Margarita en una nota de Karla Marval, la pérdida de arena en la zona de dominio público es una cadena de factores que son estudiados por el Centro Regional de Investigación Ambiental (Cria).


El director del Centro, Julio Rodríguez, alertó desde hace años sobre las condiciones de ese balneario del municipio Díaz. Pero, es ahora cuando la acción “natural” del medioambiente atemoriza.

Los patrones de estudio del balneario mutaron. La acción que era predecible, es ahora incierta. Para Rodríguez, uno de los factores que alteraron el ciclo natural de la playa corresponde a la interrupción de las corrientes del aire por el impacto de las construcciones, aunque de igual manera las edificaciones, dentro de los 80 metros de arena reglamentarios desde la última marea, impiden la retroalimentación de la playa, y la tala de las praderas de algas en el mar, impide la acción de retención de arena.

El investigador precisó que la actividad de acreción de la arena -cuando es depositada en la playa- es generada por las corrientes de aire, y al verse obstaculizadas por las casas, edificios y las estructuras en la franja costera, los áridos son transportados hacia otros lugares como la laguna, generando la estrangulación del canal de comunicación con la playa.

La vida que tiene ese balneario ha sido inducida por agentes externos, como los espigones, sin embargo, el proceso no se detiene. El investigador del Cria lamentó que no se hayan aplicado los correctivos necesarios, porque con el estudio de costa a El Yaque se le puede dar una segunda oportunidad para que continúe manteniéndose artificialmente.

Prohibidas las construcciones en el balneario


Ahora la acelerada erosión es inminente. Para el ministro de Turismo, Alejandro Fleming, la realidad que atraviesa la Isla y sobre todo las playas, data de hace varias décadas con la presencia de un turismo depredador. El objetivo es dar con el proceso que mitigue esos daños y evite su desaparición.

En tal sentido, afirmó que pese a que ellos no otorgan los permisos para la construcción sin el aval del Ministerio de Ambiente, debido al incremento negativo del impacto ambiental están en la obligación de no permitir más construcciones.