Pacto de Punto Fijo: primeros pasos de una “democracia de coalición”

Tal día como hoy, 31 de octubre, los venezolanos recuerdan una de las fechas más emblemáticas para la conformación de la política actual del país. Se trata del “Pacto de Punto Fijo”, fecha que para muchos significa los primeros pasos de lo que se conoció como la “democracia de la coalición”.

Fundamentalmente, este pacto fue un acuerdo entre los partidos políticos venezolanos Acción Democrática (AD), Comité de Organización Política Electoral Independiente (Copei) y Unión Republicana Democrática (URD), firmado en 1958, pocos meses después del derrocamiento de Marcos Pérez Jiménez y antes de las elecciones de diciembre de ese mismo año.

Para la década del 50, Venezuela vivía una época de un cierto avance cultural, arquitectónico y económico gracias a las políticas del presidente Marcos Pérez Jiménez, pero para muchos todo esto se veía eclipsado por otras políticas represivas, que mermaban en muchos casos la libertad de expresión y de prensa en el país. Acción Democrática fue uno de los partidos que más resistencia puso al régimen de este Mandatario, en muchos casos desde la clandestinidad, impulsando planfletos e ideas subversivas contra este Gobierno.

Al contrario de lo que generalmente se piensa, el derrocamiento de Marcos Pérez Jiménez no concluyó inmediatamente en un régimen civil democrático y a la salida de las Fuerzas Armadas de la política. Adicionalmente no todas las tendencias que derriban a Pérez Jiménez querían instaurar un régimen democrático y seguían prefiriendo un gobierno de las Fuerzas Armadas a lo que calificaban como “desorden” democrático del trienio 1945-1948.

Finalidad y objetivos de la Coalición

Defensa de la constitucionalidad y del derecho a gobernar conforme al resultado electoral, Gobierno de Unidad Nacional: Esto es, considerar equitativamente a todos los partidos firmantes y otros elementos de la sociedad en la formación del gabinete ejecutivo del partido ganador y un programa de gobierno mínimo común.

Los firmantes del pacto fueron Rómulo Betancourt, Raúl Leoni y Gonzalo Barrios (AD), Jóvito Villalba, Ignacio Luis Arcaya y Manuel López Rivas (URD) y Rafael Caldera, Pedro del Corral y Lorenzo Fernández (Copei), reunidos en Caracas, en la residencia de Caldera, de nombre Puntofijo. El ganador de las elecciones realizadas en 1958 fue Rómulo Betancourt.

Se dejó fuera de este pacto al Partido Comunista de Venezuela (PCV), uno de los principales partidos que luchó contra la dictadura del general Marcos Pérez Jiménez. La marginación del PCV del pacto se debió, según algunas opiniones, a la dinámica de la Guerra Fría, el rechazo a ese partido por parte de la Iglesia y de Copei, y a una especial animadversión de Betancourt contra el mismo.

El pacto, en la práctica, creó un bipartidismo entre AD y Copei pues URD perdió influencia progresivamente en el sistema. Aunque legalmente sólo duró hasta el primer gobierno de Rafael Caldera, en la práctica se mantuvo hasta 1999, cuando se instaló el nuevo Congreso luego de la elección a la presidencia de Hugo Chávez, llevando al desplome político de dichos partidos y el fin real del llamado sistema puntofijista.

Con información de Venezuela Tuya